El mando político de las Fuerzas Armadas tendrá un nuevo rostro, una vez que María Fernanda Espinosa anunció este martes que renunciaba al cargo de ministra de Defensa, que asumió en noviembre del 2012.

Funcionarios cercanos al Palacio de Gobierno informaron que su reemplazo sería Fernando Cordero, actual ministro coordinador de Seguridad, perfilándose como el sexto titular de la Defensa en estos siete años de Gobierno. Mientras, en Coordinación de Seguridad se posesionaría a César Navas, quien dirige el sistema integrado ECU-911.

Para despedir a Espinosa, este martes el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas (Comaco) realizó una ceremonia –privada– en el campo de Marte del Complejo de la Recoleta, en donde se la condecoró con la medalla al Mérito Atahualpa en el grado de Gran Cruz.

Ahí ella se despidió de la tropa y oficiales, y pidió continuidad en el proceso de modernización que están atravesando.

Luego, en un diálogo con la prensa oficializó su renuncia y dijo desconocer si iría a otro cargo, pues hasta ese momento “no había tenido ningún ofrecimiento” desde Carondelet, contó. Aunque reconoció que “hay ciclos, hay momentos, y un proceso de revolución necesita relevo”.

“Estoy trabajando sin descanso, sin sueño, con sacrificios personales y familiares desde el año 2006 voy a mi noveno año, lo que no me amilana, pero sí creo que en cierto momento es bueno tomar una pausa, respirar profundo y luego continuar con el compromiso con el país”, agregó.

Su última actividad fue una visita a la China por cuatro días, en donde buscó el apoyo de ese gobierno en materia de defensa. Según Espinosa, el plan de modernización de las Fuerzas Armadas, que costará alrededor de US$1.500 millones, “ya tiene forma”, y se han adaptado procesos como la conscripción que ahora se hace por seis meses, o la entrega de 47.000 hectáreas de tierra que no eran de uso militar.

Este cambio en el Gabinete se suma al de Francisco Borja y Augusto Espín, que ocupan el Ministerio de Cultura y Telecomunicaciones, en su orden.

"Hay ciclos y hay un poquito de derecho al descanso, al menos por un poco tiempo, sí conviene. Pero en el descanso seguiré trabajando por la revolución”, dijo
Ma. Fernanda Espinosa, ex ministra