Quito. Un dirigente opositor ecuatoriano fue detenido este martes por las autoridades, tras ser acusado por el gobierno de estar vinculado a la sublevación policial que la semana pasada sumió en el caos durante algunas horas a la inestable nación andina.

La revuelta, en la que murieron al menos ocho personas y casi 300 resultaron heridas, fue calificada por el presidente Rafael Correa como un intento de magnicidio, aunque sus críticos creen que se trató de una mera protesta laboral que se les escapó de las manos a las autoridades.

Fidel Araujo, miembro del partido Sociedad Patriótica y cercano colaborador del ex presidente Lucio Gutiérrez, fue apresado para investigar su relación con el levantamiento policial que amotinó a cientos de uniformados en un hospital de Quito donde asediaron al mandatario.

"Sé que estoy (detenido) para investigación en 24 horas. Estoy continuando con los procedimientos normales", dijo Araujo a Reuters en una breve conversación telefónica.

Correa ha señalado a Gutiérrez y otros dirigentes de Sociedad Patriótica, principal partido de oposición al mandatario, como los instigadores de las protestas.

El militar retirado lideró un golpe de Estado contra Jamil Mahuad en el 2000 y ganó la presidencia en 2002, aunque fue destituido tres años después en una nueva asonada civil.

La insubordinación del pasado jueves terminó con un violento cruce de balas entre militares que acudieron a rescatar al presidente de la clínica y la policía, que protestaba por un plan de austeridad aplicado por el Gobierno que cortaba beneficios