Santiago de Chile, EFE. El canciller de Ecuador, Ricardo Patiño, afirmó este lunes que la asunción de la presidencia pro témpore de Cuba en la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac) supone una reparación histórica por parte de estas regiones.

"América Latina y el Caribe tenían el deber de hacer una reparación histórica con Cuba y a buena hora que lo haga, ofreciendo, entregando y confiando la presidencia pro témpore", manifestó Patiño.

La expulsión de Cuba de la Organización de Estados Americanos (OEA) en el año 1962 creó, según el ministro ecuatoriano de Exteriores, esta necesidad de compensación.

La suspensión de la pertenencia de Cuba a la OEA fue levantada en 2009, pero el gobierno de la isla no la ha hecho efectiva y permanece al margen del organismo hemisférico.

"(Queremos) manifestar nuestra absoluta confianza en que el gobierno de Cuba afianzará y fortalecerá el trabajo en la presidencia pro témpore que le corresponde", aseveró Ricardo Patiño.

Añadió que los diálogos entre los Gobiernos de los diversos países deben concretarse, ya que "la confianza puesta no puede quedar en saco roto".

Por último, apuntó que "es indispensable" que los países que componen la Celac no se presenten ante los bloque mundiales "en forma aislada", sino de "forma colectiva".

"Como un conjunto de experiencias que vale la pena presentar, (debemos) desarrollar una relación interregional en el mundo entero", dijo Ricardo Patiño.

Ecuador asumirá la presidencia pro témpore de la Celac en 2015, tras Cuba y Costa Rica.