A un año de prisión y US$100 mil de multa fue condenada ayer la ex colaboradora del gobierno, Mónica Chuji, a quien se responsabilizó por el delito de injurias calumniosas proferidas el pasado 6 de febrero en contra del secretario de la Administración Pública, Vinicio Alvarado.

La decisión, adoptada por el juez 14º de Garantías Penales, Wilson Lozada, alega que durante las investigaciones del proceso se hallaron pruebas suficientes del cometimiento de la infracción que se había perpetrado cuando Chuji calificó a Alvarado como “nuevo rico”.

Lozada emitió la resolución al cierre de los casilleros judiciales, a las 18:00, y pese a que el plazo para emitir su pronunciamiento feneció la mañana del miércoles anterior.

Además de la prisión y la multa, deberá cancelar mil dólares de costas judiciales como pago a la defensa de Alvarado.

El proceso se inició luego que Chuji, en una entrevista publicada el 6 de febrero de este año en diario El Comercio, asegurara que Vinicio Alvarado, uno de los funcionarios más cercanos al presidente Rafael Correa, es “uno de los nuevos ricos del gobierno”.

Chuji aseguro desconocer sobre la sentencia y prefirió no pronunciarse hasta que su defensa sea notificada. “Hemos estado pendientes hasta pasadas las 16:00 y no llegó (la sentencia)”, aseguro. Se mostró sorprendida por la decisión que se regó se inmediato a través de las redes sociales.

La audiencia final de ese caso se desarrolló el viernes pasado. Alvarado acudió acompañado de su hermano, el actual secretario de Comunicación, Fernando Alvarado; del presidente Correa y la ministra coordinadora de Desarrollo Social, Doris Soliz, entre otros.

“Se le aplicó un juicio por mentirosa. No se están persiguiendo personas, se están persiguiendo delitos. En este caso el delito de la calumnia, de la injuria. No vamos a desmayar en este esfuerzo, nos encontrarán con la ley en la mano”, señaló entonces Correa.

Chuji asegura que la declaración en la que mencionó a Vinicio Alvarado “se basó en información publicada por varios medios de comunicación sobre los negocios publicitarios del señor Alvarado. Mi caso no es el único”, manifestó la exsecretaria de prensa de la Presidencia del gobierno de Correa.

“Basta que el presidente emita un criterio, se ponga molesto, que vaya a una sala de un juzgado, que además es una acción privada, vaya muestre mala cara y enseguida el juez tenga que complacer a los caprichos del poder”, dijo Chuji a Ecuavisa.