Quito. Al menos tres años tomará la reconstrucción de las zonas afectadas por el terremoto de 7,8 grados Richter que azotó la costa norte de Ecuador el 16 de abril, estimó hoy el vicepresidente Jorge Glas, quien lidera el Comité de Reconstrucción.

Al cumplirse 100 días del sismo, que el gobierno califica como la peor catástrofe de los últimos 70 años, Glas y todo el equipo ministerial que conforma el Comité rindieron cuentas sobre los avances del proceso de reconstrucción..

"El trabajo es permanente, los resultados alcanzados son importantes, nunca serán suficientes considerando la magnitud del desastre. Esto (la reconstrucción) nos va a tomar al menos tres años", dijo Glas en rueda de prensa.

El terremoto causó devastación en las provincias costeras de Manabí y Esmeraldas, y las pérdidas ascienden a US$3.344 millones, según el gobierno que considera la reconstrucción como un desafío nacional.

Según cifras oficiales, dadas a conocer hoy por el ministro Coordinador de Seguridad, César Navas, el terremoto dejó 671 muertos, 23 de ellos extranjeros, registrados de forma técnica por la Fiscalía y la Dirección Nacional de Delitos contra la Vida, Muertes Violentas, Desapariciones, Extorsión y Secuestros (Dinased).

Según las autoridades que conforman el Comité de Reconstrucción y Reactivación, a 100 días del sismo el 99% de la infraestructura básica está en operación y se ha priorizado una inversión de US$582 millones en diversas áreas.

"Todo eso se encuentra documentado y está con los debidos registros técnicos", indicó.

Tras el terremoto se rescataron con vida a 113 personas, utilizando una metodología internacional de búsqueda y rescate urbano de la ONU, que permitió cruzar información con los diferentes entes que colaboraron en esta tarea.

Mientras tanto, 4.859 personas fueron atendidas por los servicios de salud en las primeras 72 horas después del terremoto.

En 100 días de ocurrido el evento natural, se construyeron 26 albergues oficiales, que acogen en la actualidad a 8.679 personas damnificadas, que representan a 2.246 familias.

Según Navas, se llegó a tener un tope de 11.400 personas en los albergues.

La próxima semana se procederá a cerrar dos albergues en Manabí y Esmeraldas, debido a que la entrega por parte del gobierno de bonos e incentivos a los damnificados para alquiler de vivienda, alimentación y acogida en casas de familiares, ha reducido el número de albergados.

"Eso es buena noticia", dijo el vicepresidente ecuatoriano tras anotar que 231.000 personas están anotadas en el Registro Único de Damnificados, requisito para acceder a los bonos.

La ministra de Inclusión Económica y Social, Lídice Larrea, informó que 10.471 familias damnificadas han sido beneficiadas hasta ahora con los bonos. Asimismo, se han entregado 9.375 bonos de vivienda para reparación de casas afectadas por el sismo.

"En 100 días, el gobierno ha tenido una respuesta responsable, con planificación, con calidez", dijo Larrea, quien señaló que se han logrado cerrar 170 refugios improvisados.

La funcionaria destacó que el proceso incluye el apoyo social y psicológico a los afectados en los albergues.

Según las autoridades que conforman el Comité de Reconstrucción y Reactivación, a 100 días del sismo el 99% de la infraestructura básica está en operación y se ha priorizado una inversión de US$582 millones en diversas áreas.

A la fecha, se han demolido 2,5 millones de metros cúbicos de escombros, que significan unas 330 canchas de fútbol, según el ministro de Transporte y Obras Públicas, Walter Solíz.

Aunque el sismo causó una "afectación mínima" en la red vial de Manabí y Esmeraldas, 322 kilómetros se deterioriaron, indicó Solíz, quien señaló que se recuperó la conectividad vial, puertos y aeropuertos.

En materia de educación, el gobierno construyó 26 escuelas provisionales que permitieron el retorno a clases de 55.000 estudiantes en las zonas afectadas, mientras que en el área de salud, 10 centros están en proceso de rehabilitación y otros 93 serán intervenidos.

La ministra de Salud, Margarita Guevara, indicó que hasta ahora se han atendido a 1 millón 195.000 personas en control vectorial y epidemiológico para evitar posibles epidemias.

Simultáneamente, se trabaja en proyectos de agua y saneamiento, según las autoridades, que indicaron que hasta ahora se han generado 13.000 plazas de empleo gracias a la entrega de 57 millones de dólares en préstamos a comerciantes afectados por la catástrofe.

El gobierno indicó que tras el terremoto se han registrado hasta ahora más de 2.284 réplicas, 31 de ellas, superiores a los 5 grados Richter y nueve superiores a los 6 grados Richter.

El último reporte del Instituto Geofísico difundido hoy informó que las réplicas alcanzaban las 2.293.

Las réplicas, que se localizan dentro y fuera de la costa ecuatoriana, todavía generan temor y angustia entre los habitantes de las zonas afectadas por el terremoto.