La Justicia del Reino Unido dictaminó que las personas que pagaron la fianza del fundador de Wikileaks deberán abonar ahora una suma extra por la violación de la libertad condicional.

Los nueve partidarios que ayudaron al periodista australiano a salir de prisión, antes de su pedido de asilo político en la Embajada de Ecuador en Londres, tienen que pagar 93.500 libras (US$150 mil) en menos de un mes.

Así lo resolvió el juez Howard Riddle, quien sostuvo que "fracasaron en su deber básico de asegurar su rendición si era requerida" y de "otorgar garantías ante las razones fundadas que indicaban que el acusado se podía fugar".

Sin embargo, el magistrado aclaró que todos actuaron de buena fe cuando ayudaron al ciberactivista a obtener la libertad condicional, en la causa por delitos sexuales por la que es acusado en Suecia.

Vaughan Smith, uno de los amigos de Assange que colaboró para juntar las 140 mil libras de fianza, aseguró la semana pasada que todos siguen “convencidos de que lo que hicieron es lo correcto”.

El fundador de Wikileaks violó las condiciones de su arresto cuando se desplazó a la embajada ecuatoriana en Londres el 19 de junio pasado.

Todavía sigue allí, ya que Quito aceptó darle asilo político bajo el argumento de que una extradición a Suecia derivaría en un traslado a Estados Unidos, donde podría recibir la pena de muerte por la difusión de documentos clasificados.

El problema surge porque el gobierno británico anunció que no le dará un salvoconducto al periodista para que salga del suelo diplomático, porque tienen la "obligación" de extraditarlo por la acusación de delitos sexuales.

Assange cobró fama mundial en el 2010 al difundir desde su portal Wikileaks miles de documentos confidenciales estadounidenses sobre las guerras en Afganistán e Irak, y, poco después, un cuarto de millón de cables diplomáticos, lo cual indignó a Washington y desestabilizó la diplomacia norteamericana en todo el mundo.