Quito. El gobierno de Ecuador ha invertido más de US$1.000 millones en las tareas de reconstrucción de las zonas afectadas por el terremoto de 7,8 grados que azotó la costa norte del país el pasado 16 de abril, informó este miércoles el presidente Rafael Correa.

La cifra fue dada a conocer por el mandatario en un conversatorio con periodistas en la provincia de Manabí, epicentro del terremoto, que dejó 673 muertos y gran destrucción.

El evento natural, considerado como la peor catástrofe de los últimos 70 años en el país, afectó también a la provincia costera de Esmeraldas.

"La reconstrucción avanza fuertemente, siempre se puede hacer más, pero ya evaluamos y en general, se está actuando en todos los frentes, la inversión supera los mil millones de dólares", señaló el jefe de Estado.

Correa, destacó que se empezó desde cero en la reconstrucción de poblados devastados, que incluyó hacer diseños, al tiempo que felicitó al equipo encargado del proceso.

"Se ha actuado con contundencia, se ve los resultados en la cantidad de actividad económica que existe en Manabí, realmente vamos a toda máquina como debe ser", destacó.

El gobierno estableció que la reconstrucción costará US$3.444 millones, según evaluaciones realizadas tras el terremoto.

Correa, agregó que quedan menos damnificados en los albergues oficiales que acogieron a decenas de miles de afectados por el evento natural.

Además, indicó que se han reconstruido carreteras, escuelas, y avanza la construcción de casas y hospitales en las zonas afectadas.

"En lo material, Manabí quedará mejor que antes del terremoto, lo que no se pueden recuperar son las vidas humanas que se perdieron, ese dolor lo llevaremos siempre con nosotros", subrayó.

El gobernante añadió que el cantón manabita de Pedernales, que fue epicentro del terremoto,  era una ciudad extremadamente desordenada antes del evento natural, por lo que "hay que crear desarrollo".

En ese sentido, informó que se ha contratado a arquitectos de mayor nivel para que presenten una propuesta de reordenamiento urbano en las ciudades afectadas.

Asimismo, resaltó que "el mundo está impresionado" por los avances en el proceso de reconstrucción.

"Vienen delegaciones de otros países, como Chile, que han tenido tragedias similares a la que nosotros enfrentamos y se quedan sorprendidos de la rapidez cómo hemos actuado, cómo marcha la reconstrucción", expuso.

El presidente firmó además un Decreto mediante el cual amplía por 30 días más el estado de excepción en las provincias de Manabí y Esmeraldas afectadas por el terremoto a fin de realizar todas las acciones necesarias para mitigar los efectos del evento natural.