Quito, Xinhua. El gobierno de Ecuador llamó este martes la atención al embajador de Estados Unidos en Quito, Adam Namm, por haber participado en un acto periodístico, que según el régimen, tuvo repercusiones políticas.

"Hemos llamado al embajador porque él intervino en un acto evidentemente político. Le he manifestado que en la próxima ocasión nuestra respuesta no será solamente llamarle la atención por lo que ha hecho, sino que será una respuesta de otra naturaleza", dijo el canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, en una conferencia de prensa.

El pronunciamiento siguió a una reunión que mantuvo el jefe de la diplomacia ecuatoriana con el embajador en la sede de la Cancillería en Quito.

En ella, se expuso al funcionario el malestar del gobierno ecuatoriano por su participación el viernes último en un evento por el Día Internacional de la Libertad de Expresión, organizado por la Unión Nacional de Periodistas, un gremio crítico y opositor del gobierno.

En el acto, el embajador tuvo una breve intervención ante los medios y en un mural escribió una frase del expresidente estadounidense Thomas Jefferson: "La única seguridad para todos es una prensa libre".

Aquello molestó al mandatario ecuatoriano, quien reprobó la actuación del diplomático en un acto donde los periodistas criticaron al gobierno por una supuesta falta de garantías para ejercer la profesión.

El canciller ecuatoriano agregó que en el encuentro se le advirtió al diplomático de las repercusiones que podría tener si nuevamente se evidencia su participación en actividades políticas.

"Le he dicho al embajador Adam Namm, que Ecuador no acepta que un embajador de un país amigo participe en actos con repercusiones políticas", afirmó Patiño tras cuestionar la actuación del diplomático en el evento periodístico.

"El embajador Namm en esa actividad hizo un grafiti, y ese grafiti fue hecho al lado de algunas caricaturas ofensivas al presidente de los ecuatorianos. Tenemos un embajador grafitero", cuestionó.

Además, sostuvo que el funcionario "tiene todo el derecho de hacer las reuniones que considere como embajador, tener información de nuestro país (...), pero no tiene el derecho de intervenir en actividades políticas como la actividad en la que él intervino".

Al mismo tiempo, Patiño lamentó que este hecho se haya producido luego que el embajador se reunió con autoridades de la Cancillería para "retomar nuestro diálogo político, nuestras conversaciones sobre los temas comerciales", indicó.