El gobierno de Rafael Correa presentará nuevas denuncias por insubordinación y conspiración, a raíz del 30 de septiembre del 2010, día en que ocurrió una revuelta policial en la capital ecuatoriana.

Las denuncias serpan dirigidas al ex director del Hospital de la Policía, César Carrión (absuelto la semana pasada del delito de intento de magnicidio), de su abogado Stalin López y del líder del partido político Sociedad Patriótica (SP), y ex presidente, Lucio Gutiérrez.

Aunque se mantiene en reserva la fecha en la que oficializarán las denuncias ante la Fiscalía, la ministra de Justicia, Johanna Pesántez, y el subsecretario del ministerio del Interior, Leonardo Berrezueta, anticiparon que dichas personas deberán responder por los hechos de violencia registrados es día, que terminó con la vida de cinco personas.

Berrezueta, a través de un medio público, afirmó que López, Carrión y Gutiérrez serán incluidos en las investigaciones por la sublevación policial y el intento de golpe de Estado. El movimiento oficialista PAIS sería el encargado de plantear la denuncia contra Gutiérrez, quien ese 30 de septiembre se encontraba fuera del país.

Gutiérrez deberá explicar sobre sus declaraciones en un foro en Miami, en el que sostuvo que cuando desaparezcan los presidentes venezolano Hugo Chávez y Rafael Correa, también desaparecerá el fracasado Socialismo del Siglo XXI; mientras que López, sobre lo que hizo en los alrededores del Regimiento Quito.

Pesántez afirmó que sobre Carrión, en la sentencia de la Sala de la Corte Provincial que lo absolvió, los jueces dejaron claro que existen nuevos actos que darían lugar a otra acción. Por tanto, la Fiscalía podría iniciar de oficio un nuevo caso por insubordinación en contra del oficial de la Policía, dijo.

El sábado pasado en su enlace ciudadano, el presidente Rafael Correa mencionó que “al coronel Carrión lo han declarado inocente. Bueno, la historia lo juzgará, pero él sabe lo que pasó ese día”.

Ayer, Lucio Gutiérrez anunció que enfrentará las nuevas denuncias del régimen en su contra, el que intenta vincularlo a los hechos del 30-S, y dijo que se ratifica en todas sus declaraciones dadas en el foro de Miami, Estados Unidos.

Según Gutiérrez, Correa deberá responder por los muertos y las viudas del 30-S. “Ojalá me acuse para decir las verdades a él, al pueblo y al mundo... no tenemos un presidente democrático, sino un tirano”.

Tras afirmar que está dispuesto a colaborar con la justicia y explicar su presencia en las inmediaciones del Regimiento Quito, López, afirmó que acudió al lugar para “curiosear”.

“Fuimos a comprar los motes de San Juan por la Mariana de Jesús, pero nos quedamos observando”, agregó.