Guayaquil. El presidente del Ecuador, Rafael Correa, anunció la postura oficial del país andino frente al conflicto en Siria (medio Oriente). El mandatario señaló que la solución que impulsará el Gobierno tendrá tres características irrenunciables: salida democrática, respeto a los derechos humanos y el respeto total a la soberanía de Siria.

El Ejecutivo enfatizó que Ecuador no apoyará ninguna intervención extranjera a ese territorio porque “ya hemos visto demasiadas mentiras y falsedad en estas cosas”. Con respecto al primer punto explicó que una salida democrática en Siria podría ejecutarse mediante un referéndum para aprobar o desaprobar al gobierno del presidente Bashar Al Asad.

Asimismo, considera que la solución no llegará entregando armas a los rebeldes, “posiblemente logren el objetivo de controlar Siria, pero después de mucha sangre, muerte y atentados a los derechos humanos”.

Correa señaló que el problema Sirio debe preocupar a todos porque este país tiene su potencial militar intacto a diferencia de Libia donde bombardearon sus recursos militares. “Si intervienen allí probablemente ingrese al conflicto Irán y puede ser el comienzo de la tercera guerra mundial”, advirtió.

Según datos de la ONU (no actualizados), hasta mediados de enero habían muerto en Siria más de 5.400 personas, de esta cifra 400 eran menores.

Desde que iniciaron las protestas a mediados de marzo del 2011, expertos han expresado que tanto EE.UU. como Europa tienen “ambiciones hegemónicas en Siria”. Hace pocas horas el Gobierno de Estados Unidos dijo que podría considerar "medidas adicionales" para ayudar a los rebeldes si no se alcanza una solución política al conflicto sirio.

Mientras, el enviado especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Liga Árabe para Siria, Kofi Annan, solicitó la cooperación de “todas las partes” para encontrar una salida pacífica al conflicto en esa nación.