Quito. El gobierno de Ecuador dijo este martes que invitará al fundador de la página web WikiLeaks para que hable sobre los sensibles mensajes confidenciales de Estados Unidos que reveló y que han causado agitación mundial, y expresó su disposición a otorgarle residencia.

WikiLeaks, que publica secretos estatales y corporativos, consiguió más de 250.000 documentos y los entregó a varios medios que publicaron noticias develando comunicaciones internas de la diplomacia estadounidense, incluyendo directas y embarazosas descripciones de líderes mundiales.

"El gobierno nacional (...) invitará al señor Julian Assange, creador de la página web WikiLeaks, para que exponga documentación sobre la situación relacionada con el conjunto de países de América Latina y Ecuador", dijo la cancillería en un comunicado.

Si Assange, un australiano del que se desconoce su ubicación, solicita la residencia en el país andino, "podría tramitarse" el pedido de acuerdo a las normas legales vigentes, agregó, agregó.

Quito espera además que Assange, al que calificó "de periodista", dicte conferencias en la nación y pueda "realizar un trabajo investigativo y formar a la vez investigadores en Ecuador", en una muestra del elogio a su trabajo como investigador.

Ecuador forma parte del bloque de gobiernos de izquierda de Latinoamérica, incluyendo a los de Venezuela y Bolivia, que han sido duros críticos de la política de Estados Unidos hacia la región.

En la documentación sensible divulgada por la página web, existirían unos 1.600 cables de la embajada de Estados Unidos en Quito, que todavía no han salido a la luz, según medios locales.

El fundador de la página habría intentado obtener la residencia en Suecia, pero ahora es buscado en ese país por otros cargos.

El canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, dijo a un canal estatal que era "legítimo" conocer la información divulgada por el sitio web.

"Esto no es ninguna novedad. La historia reciente y pasada indica una acción de ciudadanos y grupos de poder en Estados Unidos de mucha afectación y agresión contra nuestros pueblos y gobiernos", dijo al canal estatal Gama TV.

El gobierno de Estados Unidos dijo el lunes que lamentaba profundamente la divulgación de cualquier información clasificada y que reforzará la seguridad para evitar fugas como la de las filtraciones registradas por la web WikiLeaks.

El Departamento de Justicia estadounidense está impulsando una investigación criminal sobre las filtraciones.