Los periodistas Juan Carlos Calderón y Christian Zurita, autores del libro El gran hermano, que reseña las investigaciones sobre los contratos del hermano mayor del presidente, Fabricio Correa, enfrentan una nueva demanda civil por daño moral presentada por la ministra de Transporte y Obras Públicas (MTOP), María de los Ángeles Duarte.

La funcionaria de Estado interpuso la querella el pasado 25 de marzo ante la Corte Provincial de Pichincha.

Esta recayó en el Juzgado 21º de lo Civil de esa jurisdicción, que hasta el momento no ha dispuesto que se realice ninguna diligencia.

Ella cuestiona que, dentro del libro, se haya publicado una fotografía suya con un pie en el que se menciona que fue durante su gestión en Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda (Miduvi) que Fabricio obtuvo un millonario contrato de movimiento de tierras para el programa Socio Vivienda.

En una entrevista con diario El Telégrafo, publicada el 6 de abril pasado, Duarte señala que “el libro es un intento tenaz de afectar la imagen del presidente Rafael Correa y de todos los que lo estamos apoyando... En ese intento cometieron un error. Dijeron que yo le había dado un contrato a Fabricio Correa cuando yo ya no era ministra de Vivienda”.

En esa época, asegura, Duarte no estaba en el Gobierno, sino en campaña para la Alcaldía de Guayaquil.

“Antes de salir del Ministerio (Miduvi) dejé aprobados los pliegos para la construcción de la obra... Eso fue lo que yo aprobé el 3 de febrero de 2009 y me fui del Ministerio... El contrato fue firmado a fines de marzo”, explicó la ministra.

El 2010, poco después de la presentación de la primera edición del libro (ya va por la tercera), Duarte había exigido a sus editores y autores que lo retiraran de las perchas de las librerías del país.

Calderón y Zurita fueron enjuiciados antes por el presidente Rafael Correa.

El mandatario pidió una indemnización por US$10 millones; US$5 millones por cada comunicador social.

Esta causa se tramita en el Juzgado Quinto de lo Civil de Pichincha y la última diligencia aplicada en ese caso es disponer la notificación a los dos demandados a través de la prensa, como lo determina una providencia del 25 de abril del 2011.