Quito. La Superintendencia de la Información y Comunicación de Ecuador (Supercom) rechazó este martes la "injerencia" de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) por sus críticas a la Ley de Comunicación vigente desde junio de 2013 en el país andino.

La Supercom "rechaza la injerencia de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), cuyo pronunciamiento no representa los intereses de millones de ecuatorianos, que en un acto democrático votaron "sí" por la creación de una ley que regule a los medios de comunicación", señaló la institución en un comunicado.

La víspera, la SIP concluyó su reunión semestral en Panamá en la que se analizó la situación y condiciones de trabajo de los medios y periodistas en diversos países.

En el caso de Ecuador, señaló que junto con Argentina y Venezuela son los países del continente americano donde es más complicado ejercer el periodismo.

Además, resolvió "denunciar que la Ley de Comunicación no es un instrumento para democratizar la comunicación, y que su aplicación restringe la libertad de expresión y de prensa".

También rechazó el "progresivo control que el gobierno está ejerciendo sobre las redes sociales e internet", así como "las sanciones impuestas a humoristas y caricaturistas".

La Supercom, agregó que con la Ley de Comunicación se garantiza la democratización de la palabra, y que hoy en día la información  "se reconoce como un derecho constitucional y un bien público".

"La comunicación es exigida por nuestros ciudadanos ecuatorianos con estándares de calidad en virtud de haberse establecido como servicio público", indicó.

Afirmó que no hay peor violación a la libertad de expresión que el "silenciamiento de las mayorías en beneficio de unos pocos", por lo que dejó en claro que la Superintendencia  "no persigue, (sino que) democratiza, pluraliza y da voz al pueblo".

Aclaró que en Ecuador "ni un solo medio de comunicación ha sido cerrado por la vigencia de la Ley de Comunicación".

La norma, destacó, promueve el respeto a la honra y reputación de las personas,  prohíbe la difusión de contenidos discriminatorios y violentos, protege los derechos de niños, niñas y adolescentes, algo que "al parecer a este gremio internacional le resulta persecutorio y censurador".

La Supercom criticó que a la SIP le preocupe las sanciones impuestas a 37 medios de comunicación, por incumplir la ley, pero no diga nada sobre un centenar de reclamos  presentados por ciudadanos en los que se ha pedido la intervención de la institución.

Según la entidad, 113 ciudadanos han presentado reclamos "porque sus derechos de la información y comunicación fueron vulnerados".

"Han requerido la intervención del Organismo Técnico de Control en cumplimiento del más alto deber del Estado que consiste en respetar y hacer respetar los derechos garantizados en la Constitución e irradiados en la Ley", apuntó.

La Supercom se encarga de fiscalizar, supervisar y ordenar el cumplimiento de las disposiciones legales y reglamentarias sobre los derechos de la comunicación; así como aplicar las sanciones establecidas en la ley, tras un proceso de investigación.