La representante de Ecuador ante la OEA, María Isabel Salvador, reiteró el rechazo de su país a lo que consideró un “golpe parlamentario” durante la reunión del consejo permanente del organismo este martes.

Salvador expresó su apoyo a la decisión tomada por los jefes de Estado y cancilleres ante la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) de suspender a Paraguay ante el bloque.

Consideró nuevamente que el juicio político realizado a Fernando Lugo, dejándolo fuera de su cargo presidencial, fue un “golpe de Estado parlamentario”.

En la ocasión, Miguel Insulza, secretario general de la OEA, presentó el informe que elaboró tras su visita a Asunción. En el documento expuesto ante el pleno, el secretario general señala que el nuevo Gobierno, a cargo de Federico Franco, funciona con normalidad.