Quito. Ecuador insistió en que Colombia debe reforzar su presencia militar en la zona fronteriza para una efectiva lucha contra el narcotráfico, pero reconoció la importancia de la cooperación ante esa amenaza, según declaraciones de un funcionario.

Los vecinos andinos, que trabajan para restablecer sus rotas relaciones, han polemizado acerca de operativos dentro del combate a la guerrilla izquierdista y al tráfico de drogas que la sustenta económicamente, que Ecuador considera insuficientes frente a Colombia que defiende su estrategia.

El más reciente cruce fue por un submarino cargado de drogas con destino a Estados Unidos que fue detectado por fuerzas militares ecuatorianas cerca de su frontera con Colombia, operación que el presidente Rafael Correa adjudicó a Ecuador mientras que su par Álvaro Uribe dijo que no se hubiese logrado sin la ayuda de la Armada colombiana.

El ministro Coordinador de Seguridad ecuatoriano, Miguel Carvajal, reconoció la cooperación y ratificó su importancia en la lucha contra las amenazas comunes.

"Pero también reiteramos la necesidad de que Colombia tenga mayor presencia militar en su territorio", dijo a periodistas.

"El cruce de información no significa necesariamente que Colombia tenga un despliegue importante de presencia territorial en su frontera de sus Fuerzas Armadas", agregó.

Las declaraciones de Uribe se produjeron después de que Correa señaló en una entrevista con Reuters: "en Colombia estos submarinos no los descubren, nosotros sí los descubrimos".

Quito y Bogotá trabajan en la normalización de sus relaciones diplomáticas que fueron rotas en 2008 después de una incursión del Ejército colombiano a territorio ecuatoriano donde murieron unas 24 personas, entre ellas el líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) Raúl Reyes.