Tulcán. Altos mandos de la Policía y las Fuerzas Armadas de Ecuador y Colombia se reunieron este sábado en la localidad ecuatoriana de Tulcán tras los ataques a unidades policiales y militares ecuatorianas en los que murieron tres uniformados.

La reunión, que se produce a petición de los presidentes de ambas naciones vecinas, busca definir estrategias contra el narcotráfico.

"Agradecemos al vecino país de Colombia por su respuesta inmediata, es gratificante estar reunidos, convocados para plantear estrategias y acciones que nos permitan construir la seguridad que todos los habitantes se merecen", dijo al abrir la cita el viceministro de Defensa de Ecuador, Felipe de la Vega.

A pedido de su par colombiano, Aníbal Fernández de Soto, los asistentes guardaron un minuto de silencio en homenaje a los tres uniformados ecuatorianos fallecidos el pasado martes, cuando estalló un artefacto de fabricación casera mientras patrullaban.

Ecuador manifestó que los ataques son una respuesta a la captura de droga y precursores químicos que se han realizado en la zona y que constituyen un duro golpe a los narcotraficantes que operan entre las provincias de Esmeraldas, en Ecuador, y Nariño, en Colombia, y que están constituidas en buena parte por disidentes de la ex guerrilla de las Farc.

Entre el 27 de enero y el 20 de marzo, se han registrado seis ataques con disparos y explosivos en la línea de frontera contra elementos ecuatorianos. El único mortal fue el del pasado martes.