Quito. Ecuador y Estados Unidos acordaron el martes avanzar en un diálogo "respetuoso" para profundizar temas bilaterales en áreas clave como comercio, migración, seguridad, en medio de la preocupación de Washington por el acercamiento de algunos países con Irán.

El secretario de Estado adjunto de Estados Unidos, Arturo Valenzuela, concluyó la primera parte de su gira oficial por la región andina con un encuentro con el presidente ecuatoriano Rafael Correa, uno de los líderes latinoamericanos que ha mostrado duras críticas a las políticas estadounidenses.

Durante la reunión, abierta a las cámaras de televisión, Valenzuela expresó la preocupación de Washignton sobre las relaciones que puedan entablarse con Irán, país que mantiene un disputado programa nuclear cuestionado por potencias occidentales.

"Es esa la preocupación, de que entidades en Irán e Irán no están cumpliendo con sus obligaciones internacionales desde Naciones Unidas y es por eso que tenemos que advertir nuestra preocupación por relaciones con Irán en ese sentido", dijo el funcionario estadounidense en el encuentro con Correa.

Ecuador e Irán, país al que el gobierno ecuatoriano ha calificado como "amigo", impulsan el desarrollo de varios proyectos energéticos y un mayor intercambio comercial con beneficios para Quito.

"No queremos meternos en esa discusión. Pero, qué tiene que ver eso con vender banano a Irán, qué tiene que ver eso con que Irán quiere financiarnos ciertas hidroeléctricas", apuntó Correa, en alusión a la preocupación de Estados Unidos sobre el desarrollo de energía nuclear.

Diálogo ameno y respetuoso. Correa, un economista formado en Estados Unidos y que el martes cumplió 47 años, reconoció tener diferencias con Estados Unidos, pero se mostró abierto a profundizar las relaciones bilaterales con su principal socio comercial. "Pueden existir diferencias, incluso aparentes diferencias, (pero) las diferencias no significan antagonismo", aclaró.

El socio más pequeño de la OPEP busca un acuerdo comercial más amplio a un Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos donde se incluyan diferentes áreas de cooperación y no únicamente la comercial como es propuesto por Washington; asi como una renovación de las preferencias arancelarias de manera plurianual.

A cambio, Ecuador estaría dispuesto a aceptar la colaboración de Estados Unidos en la lucha contra el narcotráfico en la región.

Washington, de su parte, busca "un diálogo ameno y respetuoso de dos gobiernos comprometido para trabajar juntos", según expresó Valenzuela, quien continuará su gira por Colombia y Perú.

En el encuentro no se trató una eventual reunión de Correa, como presidente de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y su homólogo estadounidense Barack Obama.