Washington. Los gobiernos de Estados Unidos y México anunciaron este miércoles que darán recompensas multimillonarias por información que lleve al arresto y condena de los responsables del tiroteo contra dos agentes de inmigración estadounidenses.

Estados Unidos emitió un comunicado diciendo que ofrece una recompensa de hasta US$5 millones, mientras que el gobierno mexicano propuso 10 millones de pesos (US$839.000). Ambos países establecieron líneas telefónicas para que la gente llame para dar información.

En febrero, dos agentes desarmados del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE) conducían un vehículo blindado por una autopista desde San Luis Potosí rumbo a Ciudad de México cuando fueron emboscados a plena luz del día por presuntos narcotraficantes.

Uno de los agentes, Jaime Zapata, murió, mientras que el otro, Víctor Avila, resultó herido en una pierna en uno de los ataques más descarados realizados por cárteles de drogas, que luchan contra las autoridades que intentan tomar medidas enérgicas contra el tráfico de drogas y armas.

Las autoridades mexicanas ya han detenido a más de 30 personas relacionadas con el tiroteo, incluido un sospechoso de transportar dinero para el cártel de drogas de los Zetas que fue arrestado a principios de marzo.

Las autoridades estadounidenses han rastreado una de las armas utilizadas en el tiroteo hasta un hombre de Texas, quien la compró el año pasado.

El hombre y otras dos personas han sido acusadas por fiscales de la compra de armas ilegales a terceros, aunque no han sido acusados por nada relacionado con lo sucedido en México.