Misrata, Libia. El máximo oficial del Ejército estadounidense dijo que los ataques aéreos golpearon a las fuerzas libias, pero que el conflicto se dirigía hacia un "estancamiento", mientras las tropas de Muammar Gaddafi continuaban con su asedio sobre la ciudad rebelde de Misrata.

Los rebeldes dieron la bienvenida al despliegue de aviones no tripulados armados estadounidenses. Pero hubo reportes de que el mal tiempo forzó a las dos primeras aeronaves enviadas a Libia a regresar.

"Sin lugar a dudas se está acercando a un punto muerto", dijo el almirante Mike Mullen, jefe del Estado Mayor Conjunto del Ejército estadounidense, en un mensaje a sus tropas durante una visita a Bagdad.

"Al mismo tiempo, hemos degradado a entre el 30 y el 40% de sus principales fuerzas terrestres, sus capacidades en el terreno. Estas se seguirán yendo con el tiempo", agregó.

En Misrata, la única ciudad importante controlada por los rebeldes en el oeste de Libia, los insurgentes recuperaron un gran edificio de oficinas en el centro, que había sido una base para los francotiradores y las tropas de Gaddafi, luego de una batalla feroz de dos semanas.

"Dispararon contra todo lo que se movía", dijo un combatiente acerca de los hombres de Gaddafi que fueron expulsados.

Los rebeldes indicaron que habían recuperado varios edificios del centro de la ciudad y el estado del combate no parecía coincidir con las afirmaciones del Gobierno en Trípoli de que controlaba el 80 por ciento de Misrata.

Frustración. Cientos de personas murieron en Misrata durante su asedio. Los combatientes rebeldes expresaron su frustración con una operación militar internacional que ven como demasiado cautelosa.

Los suministros de alimentos y medicinas se están agotando y había largas filas por gasolina. La electricidad está cortada, así que los residentes dependen de generadores. Miles de trabajadores extranjeros varados esperan un rescate en la zona del puerto.

El general James Cartwright, vicepresidente del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, dijo que los primeros dos Predator fueron enviados a Libia el jueves, pero que debieron regresar debido al mal clima.

Estados Unidos planea mantener dos patrullas de Predator armados sobre Libia para que actúen en cualquier momento, dijo Cartwright.

Los aviones no tripulados han resultado ser una potente arma en Pakistán y otras zonas donde las fuerzas de Estados Unidos no tienen tropas en terreno. Estas aeronaves pueden volar sin ser advertidos desde tierra y acertar en blancos con misiles, sin riesgo para una tripulación.

Sin embargo, han causado muchas muertes civiles "por error" en Pakistán, lo que generó dudas sobre su efectividad.

"No hay duda de que ayudará a proteger a los civiles y damos la bienvenida a esa medida del Gobierno estadounidense", dijo el portavoz rebelde Abdel Hafiz Ghoga al canal de televisión Al Jazeera.

La televisión estatal libia dijo que nueve personas murieron por la noche en un bombardeo de la OTAN en Sirte, la ciudad natal de Gaddafi, incluyendo empleados de la compañía estatal de agua.

La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, dijo que las fuerzas de Gaddafi están realizando "ataques despiadados" contra Misrata y podría haber utilizado bombas de racimo contra civiles.

El senador republicano John McCain, que defiende un mayor rol estadounidense en Libia, llegó el viernes al bastión rebelde de Bengasi, en el este del país, para mantener conversaciones con los líderes de la oposición.

"Más allá de sus objetivos". Francia dijo que enviaría hasta 10 asesores militares a Libia y Gran Bretaña planea destinar una decena de oficiales para que ayuden a los rebeldes a mejorar su organización y comunicaciones. Italia está considerando enviar un pequeño equipo de entrenamiento militar.

Trípoli criticó las medidas y algunos analistas advirtieron de ir "más allá de sus objetivos", después de que líderes occidentales aseguraron que los soldados no pondrían sus pies en terreno en Libia.

Rusia dijo que enviar asesores excedía el mandato del Consejo de Seguridad de la ONU para proteger a los civiles.

"No estamos felices con los más recientes eventos en Libia, que están arrastrando a la comunidad internacional a un conflicto en terreno. Esto podría tener consecuencias impredecibles", dijo el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov.

El Ministerio de Defensa de Francia dijo el jueves que había aumentado la cantidad de sus misiones aéreas en la última semana a 41 desde un promedio de 30 al comienzo de la operación.

Libia instó el jueves a los rebeldes a sentarse a negociar en paz, pero dijo que está armando y entrenando a civiles para enfrentar cualquier posible ataque por tierra de las fuerzas de la OTAN.

"Muchas ciudades se han organizado en equipos para combatir cualquier posible invasión de la OTAN", dijo el portavoz del Gobierno, Mussa Ibrahim, agregando que las autoridades estaban entregando rifles y armas.

En Trípoli, Ibrahim dijo a periodistas que el Gobierno recibió barcos que venían a Misrata a rescatar a los trabajadores extranjeros. Sin embargo, no aceptaría la ayuda humanitaria internacional que llega "con una cubertura militar".