Estados Unidos volvió a incluir a Bolivia, Venezuela y Birmania en su lista de países que no colaboran en la lucha contra el narcotráfico, aunque en el caso de los dos latinoamericanos se descartaron sanciones, según una "certificación" que emite anualmente la Casa Blanca.

El memorando anual sobre los "grandes productores o países de tránsito" del narcotráfico en el mundo incluye a 20 Estados, de los cuales sólo tres no cumplen con sus obligaciones.

Costa Rica, Honduras y Nicaragua aparecen por primera vez en la lista general, que advierte que América Central está sufriendo la creciente expansión del narcotráfico a causa de la presión que sufren sus organizaciones en México y Colombia.

La "certificación" incluye este año a Afganistán, Bahamas, Birmania, Bolivia, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Guatemala, Haití, Honduras, India, Jamaica, Laos, México, Nicaragua, Pakistán, Panamá, Perú, República Dominicana y Venezuela.

Panamá y Guatemala, que ya estaban en la lista, "son especialmente vulnerables a causa de su ubicación geográfica", explicó el texto.

"Datos de Estados Unidos y de la comunidad internacional demuestran un fortalecimiento continuo del narcotráfico entre América Latina y África Occidental, especialmente a través de Brasil y Venezuela", advirtió el texto.

Aunque Brasil ya no califica como país de tránsito importante de droga directamente hacia Estados Unidos, "el control antinarcóticos en este país, que ocupa una gran masa de territorio, preocupa seriamente", añadió el memorando.

En 2009 se aprehendieron un total de 2,2 toneladas de cocaína a bordo de barcos que zarparon de Brasil rumbo a países europeos, advirtió el texto.

Estados Unidos "reconoce la emergencia de Brasil como un líder regional", pero como el resto de la Latinoamérica, "es importante que Brasil sitúe los narcóticos y el control del crimen en lo más alto de su agenda de seguridad nacional", explicó el texto.