Washington. El Departamento de Estado de Estados Unidos amplió este viernes su alerta de viajes a México a zonas de cinco estados adicionales, que incluyen una autopista donde se sospecha que bandas ligadas al narcotráfico dispararon en febrero contra dos funcionarios aduaneros estadounidenses.

La advertencia insta al personal del gobierno de Estados Unidos y a los ciudadanos de ese país a aplazar los viajes que no sean estrictamente necesarios en algunas zonas de Jalisco, Nayarit, San Luis Potosí, Sonora y Zacatecas.

La medida directamente prohíbe a empleados estadounidenses viajar a Colotlán y Yahualica, dos ciudades ubicadas en el estado centro occidental de Jalisco, cerca de la frontera con Zacatecas, debido a la creciente violencia de bandas de narcotraficantes.

"Las preocupaciones incluyen barricadas colocadas por individuos que se hacen pasar por policías o militares y recientes batallas armadas entre organizaciones delictivas transnacionales rivales con armas automáticas", dice la advertencia del Departamento de Estado.

"Las preocupaciones incluyen barricadas colocadas por individuos que se hacen pasar por policías o militares y recientes batallas armadas entre organizaciones delictivas transnacionales rivales con armas automáticas", dice la advertencia del Departamento de Estado.

Estas restricciones se suman a una advertencia previa para no viajar por los estados de Tamaulipas y Michoacán y zonas de los estados de Chihuahua, Coahuila, Durango y Sinaloa.

Hombres mataron a tiros a un agente desarmado de Aduanas e Inmigración de Estados Unidos y otro resultó herido el 15 de febrero en una carretera en San Luis Potosí.

El ataque a plena luz del día causó indignación en Washington y ha complicado los esfuerzos conjuntos con México para combatir los cárteles de la droga.

El Departamento de Estado recomienda no viajar en esa autopista, la carretera 57D, una importante ruta de norte a sur que va hacia Monterrey, la capital comercial de México.

La última advertencia también proporciona información más específica para los viajes por el norte de México, donde las bandas ligadas al narcotráfico han llevado a cabo las batallas más violentas, nombrando a las ciudades y pueblos que requieren una especial precaución.

Por ejemplo, se dice que los funcionarios del Gobierno de Estados Unidos están obligados a viajar sólo en vehículos blindados y en horas de luz en algunas partes de Sinaloa, como la ciudad de Nogales.

La advertencia se puede ver en: http://travel.state.gov/travel/cis_pa_tw/tw/tw_5440.html.

Más de 37.000 personas han muerto producto de la violencia relacionada con las drogas en México desde que el presidente Felipe Calderón lanzó en 2006 una ofensiva militar contra bandas de narcotraficantes.

En marzo de este año, México reveló que está permitiendo que aeronaves no tripuladas de Estados Unidos sobrevuelen su espacio aéreo para capturar a los narcotraficantes.