Washington. Autoridades estadounidenses están llevando a cabo una intensa investigación criminal por la divulgación de miles de documentos clasificados de Estados Unidos en el sitio WikiLeaks, dijo este lunes el fiscal general de Estados Unidos, Eric Holder.

"Hay una activa investigación criminal en curso que estamos realizando con el Departamento de Defensa", dijo Holder en una conferencia de prensa. "No estamos en posición aún de anunciar el resultado de esa investigación".

Añadió que la filtración este domingo de los documentos clasificados, mayormente cables de embajadas de Estados Unidos de todo el mundo, pone en riesgo a diplomáticos estadounidenses y a otras personas que asesoran a Estados Unidos.

"En la medida que podamos encontrar a cualquiera que haya violado la ley estadounidense y puesto en riesgo los activos y la gente que he descrito, será considerado responsable", dijo Holder.

El fiscal señaló que si hay vacíos en la ley estadounidense sobre la revelación de información confidencial, la administración Obama trabajará con el Congreso para llenarlos.

WikiLeaks divulgó 400.000 archivos estadounidenses secretos sobre la guerra de Irak en octubre y decenas de miles de documentos militares secretos de Estados Unidos sobre la guerra en Afganistán en julio.

No se han presentado acusaciones federales en el caso WikiLeaks. La investigación hasta ahora se ha centrado en Bradley Manning, ex analista de inteligencia del Ejército de Estados Unidos en Irak.

Manning está bajo arresto del Ejército de Estados Unidos y acusado de filtrar un video clasificado que muestra un ataque de helicóptero en 2007 que produjo la muerte a una docena de personas en Irak, incluyendo a dos periodistas de Reuters.

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, ciudadano australiano, ha dicho que la investigación de Estados Unidos también está estudiando a WikiLeaks mismo. Holder dejó en claro que sólo porque una persona sea un extranjero viviendo fuera de Estados Unidos, no es inmune a un procesamiento.

"Nos moveremos para cerrar esas brechas (de la ley estadounidense), lo que no significa decir que alguien en este momento, debido a su ciudadanía o su residencia, no sea objeto o sujeto de una investigación que está en curso", dijo Holder.

EE.UU. refuerza seguridad. La Casa Blanca ordenó este lunes reforzar la seguridad para evitar filtraciones como la publicación de más de 250.000 cables del Departamento de Estado, que avergonzó al gobierno estadounidense y a algunos de sus aliados.

La revelación este domingo de los documentos obtenidos por el sitio WikiLeaks expuso los trabajos internos de la diplomacia estadounidense en los últimos años, incluyendo sinceras evaluaciones sobre los líderes mundiales e información sobre temas sensibles como el programa nuclear y de misiles de Irán.

Las autoridades estadounidenses están conduciendo una investigación criminal sobre la filtración de los documentos clasificados, que WikiLeaks entregó a cinco grupos mediáticos para que publicaran reportes, dijo este lunes el Departamento de Justicia.

Entre las revelaciones más polémicas, se encuentra el reiterado pedido del rey saudí Abdullah para que Estados Unidos ataque el programa nuclear iraní. En los documentos fue citado diciendo: "corten la cabeza de la serpiente", de acuerdo al diario británico The Guardian.

El New York Times también reportó comentarios imprudentes sobre líderes extranjeros, como una descripción que califica al presidente ruso, Dmitry Medvedev, como el "Robin" del primer ministro Vladimir Putin, que sería "Batman".

La Casa Blanca, que condenó firmemente la publicación y consideró que podría poner en peligro a los informantes estadounidenses en el exterior, ordenó a las agencias del Gobierno que refuercen los procedimientos para administrar información clasificada.