La Habana/Washington. Estados Unidos anunciará este miércoles un cambio en su política hacia Cuba, su viejo enemigo de la Guerra Fría, después de que La Habana liberara al estadounidense Alan Gross a cambio de tres presos cubanos.

La agencia de noticias Associates Press, citando a funcionarios estadounidenses, reportó que los cambios que anunciará el presidente estadounidense Barack Obama incluirían una reducción del embargo de medio siglo sobre La Habana y la apertura de una embajada de su país en Cuba.

Un asesor legislativo dijo que también aliviaría las restricciones de viajes.

Obama hará el anuncio al mediodía local (1700 GMT), dijo la Casa Blanca. También está previsto que el presidente cubano, Raúl Castro, haga una declaración a la misma hora.

Un funcionario estadounidense indicó que Gross fue liberado por motivos humanitarios y el senador estadounidense Dick Durbin dijo que las negociaciones duraron un año y El Vaticano participó. Se espera que Gross haga declaraciones al llegar a Washington.

Cuando Obama llegó a la presidencia en el 2009, flexibilizó algunas restricciones sobre Cuba, como los viajes de los cubanos-estadounidenses y el envío de remesas a la isla. Pero con el arresto y condena de Gross se estancó el proceso de acercamiento entre Washington y La Habana.

Cuba arrestó a Gross, ahora de 65 años, el 3 de diciembre del 2009. El subcontratista de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) fue condenado a 15 años de cárcel por importar tecnología prohibida y tratar de establecer una red de Internet clandestina.

El caso de Gross era un obstáculo para la normalización de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, viejos enemigos de la Guerra Fría que carecen de relaciones diplomáticas desde los primeros años de la década de 1960, poco después de que Fidel Castro llegó al poder con la revolución de 1959.

La Habana había culpado al gobierno de Estados Unidos por el encarcelamiento del contratista estadounidense y había ofrecido en reiteradas ocasiones entrar en un diálogo sin condiciones previas, una propuesta que hasta ahora había sido rechazada por Washington.

El gobierno cubano siempre intentó vincular el tema de Gross a los casos de tres agentes de inteligencia que cumplían prolongadas penas de cárcel en varias ciudades estadounidenses por espiar a grupos de exiliados cubanos y monitorizar instalaciones militares en Florida. Ellos son considerados héroes en casa.

Los tres cubanos liberados en el canje son Gerardo Hernández, Antonio Guerrero y Ramón Labañino. Estaba en prisión desde 1998.

Cuando Obama llegó a la presidencia en el 2009, flexibilizó algunas restricciones sobre Cuba, como los viajes de los cubanos-estadounidenses y el envío de remesas a la isla. Pero con el arresto y condena de Gross se estancó el proceso de acercamiento entre Washington y La Habana.