Washington. Autoridades estadounidenses dijeron este lunes que desmantelaron una red de espionaje que realizaba trabajos encubiertos en Estados Unidos dirigida a reclutar fuentes políticas y reunir información para el Gobierno de Rusia.

Autoridades acusaron a 11 individuos de estar involucrados en el complot, 10 de los cuales fueron arrestados este domingo en Boston, Nueva York, Nueva Jersey y Virginia bajo cargos que incluyen conspiración para actuar como agentes ilegales de la Federación Rusa y lavado de dinero.

El grupo, apodado los "Ilegales", fue acusado de ser contactado por la agencia de inteligencia rusa SVR para ingresar a Estados Unidos, asumir identidades falsas y convertirse en estadounidenses "encubiertos", de acuerdo al Departamento de Justicia de la nación norteamericana.

Su meta era llegar a ser "suficientemente americanizados" para poder recabar información sobre Estados Unidos para Rusia y reclutar fuentes que estuvieran en el país norteamericano, o pudieran infiltrarse en "círculos de toma de decisiones", de acuerdo a la causa criminal presentada en una corte federal.

Sin embargo, los sospechosos no fueron asignados para recolectar información clasificada o secreta, dijo un funcionario del Departamento de Justicia. Se cree que la mayoría proviene originalmente de Rusia y fue entrenado para infiltrarse secretamente en Estados Unidos.

La noticia del arresto se produce apenas días después de que el presidente Barack Obama se reuniera con su par ruso, Dmitry Medvedev, para continuar reparando la relación entre los dos países, que se vio fracturada por divergencias en política exterior y asuntos de negocios.