Las Vegas. Los aspirantes a la candidatura presidencial republicana reforzaron su discurso de línea dura contra la inmigración ilegal en su debate del martes en Nevada, un estado donde podrían necesitar a los votantes hispánicos para llegar a la Casa Blanca.

Una feroz oposición a la inmigración ilegal y un control fronterizo más estricto son dos temas candentes dentro del partido. Pero parte de la retórica sobre el tema -y el foco en sellar la frontera con México- no es bienvenida por la comunidad hispánica.

Quienquiera que se convierta en el nominado para enfrentar al presidente Barack Obama en las elecciones del 2012 necesitará el apoyo de los hispánicos -el mayor grupo minoritario en el país y el de expansión más rápida- para llegar al poder.

En el 2008, Obama derrotó al republicano John McCain con un margen de más de 2 a 1 entre los hispanos - con un 67% frente a un 31%.

Para imponerse en el 2012, su oponente posiblemente necesitará incrementar el apoyo republicano entre los hispánicos a un 40%, coincidiendo con el respaldo que obtuvo George W. Bush al ser reelecto en el 2004.

Los aspirantes republicanos mantuvieron su discurso de línea dura sobre temas inmigratorios en el debate del martes en Nevada, uno de los estados clave donde la elección del 2012 posiblemente será decidida, y donde el 27% de la población es hispánica.

El gobernador de Texas, Rick Perry, dijo que usaría aviones no tripulados junto a la frontera con México y defendió el envío de tropas adicionales para patrullar la frontera.

Perry también criticó al ex gobernador de Massachusetts Mitt Romney por usar una compañía de jardinería que empleaba inmigrantes ilegales, y Romney respondió criticando a Perry porque no ha apoyado la construcción de una cerca que abarque la frontera de 2.000 kilómetros entre Texas y México.

Cerca electrificada. El empresario Herman Cain, que ha emergido como favorito en la carrera por la nominación, fue consultado sobre su comentario respecto a que Estados Unidos debería construir una cerca electrificada junto a la frontera, con alambres de púas en su parte superior.

Cain dijo durante el fin de semana que lamentaba si sus comentarios habían ofendido a alguien, pero indicó que no daba pie atrás sobre su idea. "No me disculpo por querer proteger a los ciudadanos estadounidenses y por querer proteger a nuestros agentes en la frontera. No", dijo Cain el martes.

La congresista Michele Bachmann dijo que construiría una cerca que se extienda por toda la frontera con México y criticó a las mujeres extranjeras que ingresan a Estados Unidos y dan a luz hijos con el objetivo de quedarse en el país.

"Construiría la cerca. Haría obligatorio el inglés como el idioma oficial del gobierno estadounidense", dijo Bachmann.

Romney eventualmente interrumpió la feroz discusión para adoptar una postura más relajada.

"Creo que es importante en este punto para nosotros como republicanos que digamos algo que no ha sido dicho. Y eso es que cada persona aquí ama la inmigración legal. Respetamos a la gente que viene aquí de manera legal", declaró.

Pero el daño podría haber quedado.

Robert Zavala, un residente de Las Vegas que es un republicano registrado, recordó al panel que no todos los hispánicos están en el país ilegalmente. "¿Cuál es el mensaje que ustedes tienen que ofrecer para nuestra comunidad?", preguntó.