La Habana. El gobierno de Estados Unidos ha dado permiso a otros ocho aeropuertos para que ofrezcan vuelos charter directos desde y hacia Cuba, en la más reciente apertura al embargo comercial de 49 años que Washington mantiene contra la isla.

Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos dijo este martes que ahora se permitirán vuelos a Cuba desde los aeropuertos en Atlanta, Baltimore, Dallas/Fort Worth, Nueva Orleans, Chicago, Pittsburgh, Tampa y San Juan, Puerto Rico.

Anteriormente, sólo se podía volar a Cuba desde Miami, Nueva York y Los Angeles. Aún no se sabe cuándo comenzarán los vuelos desde las nuevas ciudades.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo en enero que los servicios charter a Cuba serían ampliados, a la vez que anunció que se reducirían las restricciones para que algunos grupos del país viajen Cuba.

El embargo, impuesto desde 1962 con el objetivo de derrocar al Gobierno comunista establecido después de una revolución de 1959, impide que la mayoría de los estadounidenses viaje a la isla. Sólo los vuelos charter, no los servicios aéreos regulares, tienen permitido operar las rutas entre Estados Unidos y Cuba.

Intención de relanzamiento de relaciones. Anteriormente, Obama, quien ha dicho que quiere relanzar las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, eliminó los límites a los viajes de los cubanos estadounidenses a la isla, ubicada a 145 kilómetros de Florida, y al envío de remesas.

Los cubanos estadounidenses han inundado Cuba, llenando los vuelos disponibles y convirtiendo a Estados Unidos en uno de los principales países desde donde provienen la mayoría de los visitantes de la isla.

Bajo los gobiernos de Obama y el presidente Raúl Castro, los enemigos ideológicos también han iniciado discusiones sobre temas de migración y la posible reanudación del servicio de correo directo.

Oposición interna en EE.UU. Algunos líderes y grupos cubano estadounidenses se han opuesto a las medidas de Obama, diciendo que ayudan a un gobierno que fue liderado durante 49 años por Fidel Castro antes de que su hermano menor Raúl lo reemplazara en el 2008.

Los avances en las relaciones, durante largo tiempo hostiles, se detuvieron en diciembre del 2009, cuando Cuba arrestó al contratista estadounidense Alan Gross por trabajar para un programa financiado por Washington para promover el cambio político en la isla.

La aprobación de los nuevos aeropuertos se da mientras la corte cubana decide el destino de Gross luego de un juicio de dos días realizado la semana pasada por lo que los fiscales dijeron fue su participación en "proyectos subversivos" para "derrocar a la revolución".

El enfrenta hasta 20 años en prisión si es hallado culpable.