La Habana. Diplomáticos estadounidenses contactaron este lunes a familiares de presos políticos cubanos renuentes a exiliarse en España, en la primera jugada visible de Washington por involucrarse en la excarcelación de medio centenar de disidentes.

Estados Unidos dijo estar dispuesto a ofrecer asilo a algunos de los 52 opositores que el presidente cubano Raúl Castro comenzó a liberar la semana pasada, tras conversaciones con la Iglesia Católica.

Unos 15 presos políticos se niegan a marchar al exilio en España, una de las condiciones para su liberación.

Sus familiares dijeron que la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana los convocó a una reunión el martes, pero el encuentro fue suspendido con el argumento de que no disponían de un local suficientemente grande.

Alejandrina García, cuyo esposo Diosdado González cumple una condena de 20 años de prisión, dijo que un funcionario de Estados Unidos le comunicó que en los próximos días sería contactada para una reunión individual.

"Parece que se malinterpretó algo, que se armó mucho lío", dijo la mujer por teléfono a Reuters.

"El interés por reunirse con nosotros esta todavía vigente", añadió.

Diplomáticos de Estados Unidos no estuvieron inmediatamente disponibles para comentar sobre la reunión.

No está claro si la aproximación de Estados Unidos cuenta con la aprobación de las autoridades cubanas, que acusan a Washington de financiar a los disidentes para destruir su sistema socialista.

Once de los opositores encarcelados desde el 2003 ya fueron liberados y volaron a Madrid. Otros nueve seguirán sus pasos en las próximas horas, según dijo el canciller español Miguel Angel Moratinos.

La Secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, dijo que el compromiso de Castro de liberar en los próximos meses a un tercio de los disidentes presos era una "señal positiva".