Nueva York. Estados Unidos presionó a Pakistán el jueves para investigar posibles vínculos entre el sospechoso del coche bomba en Times Square y los talibanes, dijeron funcionarios estadounidenses, mientras el sospechoso entregó más información a los investigadores.

Faisal Shahzad, un hombre de 30 años que nació en Pakistán y en 2009 consiguió la ciudadanía estadounidense, fue acusado de intentar utilizar un arma de destrucción masiva e intentar matar y mutilar personas, entre otros cargos.

Investigaciones en Estados Unidos y Pakistán han descubierto posibles vínculos entre Shahzad, talibanes pakistaníes y un grupo islamista cachemir.

Los talibanes pakistaníes se adjudicaron la responsabilidad del fallido atentado del sábado, lo que de ser comprobado significaría la primera acción del grupo en Estados Unidos.

La embajadora estadounidense en Pakistán, Anne Patterson, conversó este jueves con el primer ministro pakistaní, Yusuf Raza Gilani, y su ministro de Relaciones Exteriores, Shah Mehmood Qureshi, sobre el caso.

"Lo que estamos haciendo ahora es comunicarle a Pakistán que esto es importante y que esperaríamos que ellos tomen acciones muy específicas mientras se realiza la investigación", dijo un funcionario estadounidense. "El compromiso político de varios funcionarios es muy importante", agregó.

Si se encuentran lazos entre el atentado fallido y los talibanes en Pakistán, la nación experimentaría una renovada presión estadounidense para abrir riesgosos nuevos frentes contra los milicianos islamistas.

Mientras las autoridades investigaban la historia de Shahzad, encontraron que parecía ser un admirador del feroz clérigo anti-estadounidense Anwar al-Alawki, quien se cree está escondido en Yemen, y seguía sus escritos en internet, pero no había evidencias de un contacto directo.

Shazad conversador. El fiscal general estadounidense, Eric Holder, dijo que Shahzad, quien fue arrestado en la tarde del lunes, seguía cooperando incluso luego de que se le informara su derecho a permanecer callado y a un abogado, garantizado por la ley estadounidense.

Shahzad renunció sus derechos legales y enfrenta una cadena perpetua de ser condenado.

"El señor Shahzad sigue cooperando con nosotros", dijo Holder en una audiencia de la Comisión de Asignaciones del Senado.

"Durante los interrogatorios en curso por parte de los agentes federales, Shahzad ha entregado información útil y seguiremos buscando un número de pistas mientras reunimos información de inteligencia", agregó.

Este tema ha estado en el centro de un debate político sobre si los sospechosos deben ser tratados como combatientes enemigos o si deben tener los mismos derechos que las personas comunes que enfrentan cargos criminales.

Los opositores conservadores del gobierno argumentan que deberían ser tratados como combatientes enemigos y negarle los derechos con el objetivo de reunir información de inteligencia.

Pero fiscales federales dijeron que tuvieron éxito en reunir información sobre sospechosos, incluso después de leerles sus derechos.

Fiscales dijeron que Shahzad, el hijo de un vicemariscal aéreo retirado de Pakistán, admitió que manejó una camioneta cargada con una bomba casera hasta Times Square en Manhattan.

También admitió que recibió entrenamiento para fabricar bombas en un bastión talibán y de Al Qaeda en Pakistán, dijeron fiscales. Una fuente policial dijo que los investigadores creían que los talibanes pakistaníes financiaron su entrenamiento.

Aunque Shahzad ha dicho que actuó solo, funcionarios estadounidenses y pakistaníes dudan de esa aseveración.

"De acuerdo a la información disponible, él dice que fue un acto individual. Yo no tendería a creer eso", dijo Malik a Reuters en una entrevista durante una visita a la capital china.

"Gracias Faisal!". La tensión sigue alta en Nueva York, después de que Shahzad fue retirado de un vuelo de Emirates Airline que abordó en la noche del lunes, aún cuando fue incluido en una lista de prohibición de viajes aéreos.

Las autoridades estadounidenses detuvieron el jueves a otros avión de Emirates cuando estaba a punto de despegar desde el Aeropuerto JFK de Nueva York con rumbo a Dubái, debido a que se creyó que un pasajero estaba incluido en la lista de prohibición de viajes aéreos, pero el hecho fue una falsa alarma.

Shahzad, quien está casado y es padre de dos hijos, trabajó como analista de presupuesto de una compañía de mercadeo en el vecino estado de Connecticut hasta junio del año pasado.

Algunos analistas han especulado que los talibanes de Pakistán podrían estar respondiendo a los ataques que Estados Unidos lanza con aviones no tripulados, los que han matado a milicianos que se ocultan en Pakistán, pero también a civiles.

Funcionarios de seguridad pakistaníes dijeron que Shahzad es cercano a Jaish-e-Mohammad, un grupo que lucha contra fuerzas indias en el disputado territorio de Cachemira y el cual también tiene vínculos con Al Qaeda y los talibanes pakistaníes.

El comisionado de policía de Nueva York, Ray Kelly, dijo que la conspiración de Times Square era la undécima amenaza de ataque contra Nueva York desde que aviones secuestrados destruyeron las Torres Gemelas del World Trade Center el 11 de septiembre del 2001, matando a más de 2.700 personas.

El jueves, el alcalde de la ciudad de Nueva York, Michael Bloomberg, reveló el presupuesto de la ciudad para el 2011 y dijo que una pequeña alza de impuestos salvó los empleos de 892 policías que serían despedidos. Pero medios locales atribuyeron la medida al desbaratamiento del fallido ataque.

"¡Gracias Faisal!", decía el titular de portada del periódico New York Post.