La alianza de negocios de Joaquín Guzmán Loera e Ismael Zambada García utiliza diversos medios para evadir la aplicación de la ley y proteger sus actividades de distribución de narcóticos y obtención de armas, mediante el soborno a funcionarios públicos corruptos, la práctica de la violencia, intimidar con amenazas a miembros de las fuerzas del orden e incluso de sus propia organización del Cártel de Sinaloa, revela un informe del Departamento de Justicia de Estados Unidos.

En México, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, dijo que continúan las investigaciones para la recaptura de Guzmán Loera, acto en el que colaboran agencias de seguridad de EU.

“Seguimos en proceso, y por eso les digo que cuando tengamos algo que darles en información, lo vamos a hacer como lo estamos haciendo siempre”, afirmó Osorio.

En ese marco, en lo que llama una “conspiración”, un informe del Departamento de Justicia destaca que la dupla Guzmán-Zambada -a través de la organización La Federación- negocia el precio de múltiples toneladas de cocaína de Centroamérica y países de América del Sur, entre ellos Colombia y Panamá, que luego son transportados al interior de México a la frontera con Estados Unidos, y después a lo largo de la Unión Americana.

Incluso, el reporte del Departamento de Justicia menciona que la conspiración Joaquín Guzmán Loera y Ismael Zambada García utiliza diversos medios para proteger y fomentar sus actividades de distribución de narcóticos, como alianzas con rivales, incluida la organización de los Beltrán Leyva, en particular con los gemelos Pedro y Margarito Flores (ya detenidos), miembros de esa organización con la que la “conspiración” realizaba negocios.

Refiere que Alfredo Guzmán Salazar, Alfredillo, hijo de El Chapo, actúa como coordinador logístico de las entregas de cocaína y heroína hacia EU.

El informe refiere que, además de utilizar túneles a lo largo de la frontera, el Cártel de Sinaloa utiliza diversos medios para el tráfico de droga a EU, entre ellos aviones Boeing 747 de carga, aviones privados, submarinos, embarcaciones sumergibles y semisumergibles, barcos de contenedores, lanchas rápidas, embarcaciones pesqueras, autobuses, vagones de ferrocarril, remolques de tractores y automóviles.

Menciona las ciudades donde el cártel coloca su mercancía: Chicago, Illinois; Detroit, Michigan; Cincinnati, Ohio; Philadelphia, Pennsylvania; Washington, D.C.; New York, New York; Vancouver, British Columbia; Columbus, Ohio, y Milwaukee, Wisconsin.