El gobierno de Estados Unidos considera que la fuerte presión que se ejerce contra el narcotráfico en México y América Central llevará a que los narcotraficantes muevan sus rutas hacia las islas del Caribe.

El subsecretario estadounidense de Estado Adjunto para Asuntos Internacionales de Narcóticos, William Brownfield, señaló en entrevista que este sábado publica el diario bogotano "El Tiempo", que este es el primer año de "actividad intensa" contra el tráfico de drogas ilegales en América Central.

La presión de las autoridades obligará a los narcotraficantes a buscar nuevas rutas y "tienen dos opciones: el Pacífico, con rutas marítimas que no resultan muy atractivas, o volver al Caribe, donde estuvieron en los años 80", dijo.

"Por eso digo yo que República Dominicana es la víctima de la geografía, si estuviera en la mitad del Pacífico no tendrían ningún problema. Pero están en la mitad del Caribe y la probabilidad es que vamos a ver más tráfico por esa zona, no menos. En mi opinión, esa crisis no ha comenzado", indicó.

Brownfield explicó que Colombia es un ejemplo de esfuerzos exitosos contra el narcotráfico y ese buen resultado llevó al crecimiento de la actividad ilegal en México.

"Hace cuatro años comenzamos un esfuerzo multinacional en México, dominado por el gobierno mexicano, y ¿qué vemos hoy? En mi opinión, estamos viendo el comienzo del fin con la decapitación de los carteles y la reducción de su capacidad de operación", subrayó.

El subsecretario para asuntos de narcóticos recordó que en las décadas de los 80 y 90 cuando los carteles de la droga en Colombia sintieron la presión de las autoridades, su respuesta fue la violencia.

"Lo que sabemos hoy -no lo sabíamos entonces- es que esa era la señal de una organización al borde del colapso. Mi teoría es que eso es lo que vemos en México hoy", destacó.

Asimismo, indicó que en los últimos seis años se ha visto una reducción masiva de la producción y consumo de cocaína en los mercados tradicionales, es decir, Colombia y Estados Unidos.

"Lo que se puede observar es que el crimen organizado está desarrollando nuevos mercados y rutas, están mirando a Europa y en vez de mover su producto de sur a norte, lo mueven oeste-este, pasando por Africa", añadió.

"Todo esto indica que no deberíamos hablar sólo de América Central, sino de Africa, de Asia del sur, en donde hay países de tránsito que hace unos años no lo eran", agregó.

Brownfield, ex embajador de Estados Unidos en Colombia, destacó también que su país y el gobierno colombiano son los que más ofrecen apoyo para la solución de los problemas que agobian en este momento a América Central.

"Desde hace cuatro años la Policía Nacional y, más recientemente la Fuerza Aérea, la Armada y el Ejército colombianos han estado ayudando a los países de esa región en sus esfuerzos de reducir la violencia y restablecer la seguridad interna", anotó.

El subsecretario de Estado Adjunto para Asuntos Internacionales de Narcóticos realizó una vista a Colombia esta semana para hablar con las autoridades sobre cooperación contra el narcotráfico.