Washington. El secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates, dijo este domingo que las sanciones económicas contra Irán tenían un "verdadero potencial" para instar a Teherán a detener su programa nuclear.

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobó este mes una resolución para imponer nuevas sanciones sobre Irán por sus actividades atómicas, que según potencias de Occidente son una fachada para desarrollar armas nucleares.

Teherán insiste en que su programa está dirigido a generar electricidad para cumplir con su creciente demanda interna.

"Las presiones económicas fijadas tienen verdadero potencial", dijo Gates al programa Fox News Sunday cuando se le preguntó si veía signos de que se estaba debilitando la decisión de Irán de seguir adelante con su programa nuclear de cara a las sanciones.

"Creo que hay una posibilidad razonable de que el régimen iraní finalmente entre en razón y entienda que su seguridad está probablemente más en peligro al seguir adelante", comentó Gates.

Washington y la Unión Europea ya tienen sus propias sanciones contra Teherán. Diplomáticos de Occidente esperan que una cuarta ronda de sanciones de la ONU, combinada con presión diplomática, fuercen a Irán a detener sus labores de enriquecimiento de uranio.

Sin embargo, Gates añadió que todas las opciones, incluyendo una ofensiva militar, aún estaban sobre la mesa a la hora de abordar la disputa nuclear con la república islámica.

Pakistán en la mira. Pakistán debe tener cautela de comprometerse a un gasoducto de gas natural junto a Irán, debido a que las esperadas sanciones de Estados Unidos contra Irán podrían afectar a compañías pakistaníes.

Si bien entiende las necesidades energéticas de Pakistán, el representante especial de Estados Unidos en la región, Richard Holbrooke, dijo que la nueva ley, que apunta contra el sector energético iraní, está siendo elaborada en el Congreso estadounidense y que Pakistán debería "esperar y ver".

"Pakistán tiene un obvio, gran problema energético y nosotros lo entendemos, pero respecto a proyectos específicos, la legislación que se está preparando podría aplicarse al proyecto", sostuvo, refiriéndose al gasoducto.

"Nosotros le advertimos a los pakistaníes que no se comprometan demasiado hasta que conozcamos la ley", agregó.

Pakistán padece de cortes crónicos de electricidad que han llevado a manifestaciones masivas y han golpeado al gobierno políticamente débil del presidente Asif Ali Zardari.

El acuerdo de US$7.600 millones por el gasoducto de gas natural, firmado en marzo, no trata directamente con productos refinados del petróleo y fue celebrado tanto por Irán como por Pakistán por sus enormes beneficios.

Con información de Reuters