Washington. El gobierno de Estados Unidos encabeza una iniciativa global para establecer sistemas "furtivos" de internet y telefonía móvil a fin de ayudar a disidentes a socavar gobiernos autoritarios, reportó el domingo el diario New York Times.

La estrategia fue puesta en marcha cuando el ex líder egipcio Hosni Mubarak cerró la conexión a internet de su país en los últimos días de su mandato, sostuvo el reporte, que citó documentos, cables diplomáticos clasificados y fuentes.

En los últimos meses internet ha sido usada por manifestantes en países del norte de Africa y Medio Oriente para coordinar manifestaciones y movimientos de protesta. Algunos gobiernos respondieron cortando el acceso a la red.

En uno de los proyectos, el Departamento de Estado y el Pentágono gastaron unos US$50 millones para crear una red independiente de telefonía móvil en Afganistán usando torres de bases militares en la nación, informó el diario tras citar a funcionarios no identificados del país norteamericano.

La operación apuntaba a contrarrestar la capacidad de la insurgencia talibana para cerrar servicios oficiales afganos, dijo el periódico.

El Departamento de Estado también está financiando la creación de redes inalámbricas furtivas que permitan a activistas comunicarse fuera del alcance del Gobierno en países como Irán, Siria y Libia, indicó el Times, citando a miembros del proyecto.

Otra iniciativa se centra en el desarrollo de un sistema llamado "internet en una valija", que podría ser contrabandeado a través de las fronteras y desplegar una plataforma de comunicación inalámbrica con enlaces globales a la red, de acuerdo al reporte.

El diario afirmó que la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, respalda la iniciativa de Washington.

"Vemos más y más gente usando internet, teléfonos móviles y otras tecnologías para hacer escuchar sus voces mientras protestan contra la injusticia y buscan realizar sus aspiraciones", señaló el Times, citando a Clinton en un correo electrónico enviado para contestar consultas sobre el tema.

Diplomáticos estadounidenses también se han reunido con agentes que han estado enterrando celulares chinos cerca de la frontera con Corea del Norte, los que pueden ser desenterrados y usados para realizar llamadas secretas, dijo el periódico.