Bogotá. Estados Unidos invitó este jueves a Colombia a compartir más su experiencia en la lucha contra el narcotráfico y los grupos armados ilegales con otros países del hemisferio y anunció que continuará la cooperación de seguridad con el próximo presidente.

El país sudamericano enfrenta a la guerrilla izquierdista y a grupos armados al servicio del narcotráfico, en medio de un conflicto interno de más de cuatro décadas que cobra miles de vidas anualmente.

"El gran éxito que ha tenido Colombia puede transmitirse y adaptarse a los desafíos que enfrentan otros países en otras partes del hemisferio, el éxito de Colombia en contra de narcotraficantes y grupos terroristas ofrece muchas oportunidades para compartir esa pericia", dijo el secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates.

"Existe una gran oportunidad y nosotros quisiéramos ver un incremento en eso y que otros países aprovechen la fortaleza de Colombia en esos rubros", precisó Gates, quien se entrevistó con el presidente de Colombia, Álvaro Uribe, y otros funcionarios del Gobierno de la nación sudamericana.

Estados Unidos es el principal aliado de Colombia en la lucha contra el narcotráfico y grupos armados ilegales como la guerrilla izquierdista.

Washington ha entregado a Bogotá alrededor de US$6.000 millones desde el año 2000 en programas de asistencia militar y social, como parte de una estrategia para enfrentar la producción y el tráfico de cocaína y las organizaciones implicadas en esa ilícita actividad.

Compromiso con el próximo gobierno. Críticos de la estrategia de Colombia y Estados Unidos para enfrentar el narcotráfico y los grupos armados ilegales cuestionan los resultados pese que el país sudamericano logró reducir el área cultivada de hoja de coca y la producción de cocaína en los últimos años.

Colombia, considerado el primer productor mundial de cocaína con alrededor de 400 toneladas anuales según Naciones Unidas, mantiene actualmente planes de cooperación militar y entrenamiento en la lucha contra el narcotráfico con Perú y México.

Gates anunció que Washington seguirá trabajando con el Gobierno del próximo presidente que sea elegido por los colombianos y que reemplace a partir del 7 de agosto a Uribe.

"Nuestro compromiso de trabajar tan estrechamente con cualquier persona que lo suceda después de las elecciones venideras. Nuestra cooperación bilateral en el tema de defensa es vital para ambos países", dijo en una conferencia de prensa en la que sus declaraciones en inglés fueron traducidas por un intérprete oficial de la embajada estadounidense.

Uribe agradeció el apoyo de Estados Unidos a sus programas de seguridad, pero reconoció que aún hay camino por recorrer.

"El camino todavía tiene un trecho largo para poderle decir al mundo que aquí se ha consolidado una victoria contra el narcoterrorismo", dijo el popular mandatario, considerado como el más importante aliado de Washington en América Latina en momentos en que gobernantes de izquierda ganan injerencia en la región.

Gates también se refirió a un Tratado de Libre Comercio (TLC) que firmó Estados Unidos y Colombia, pero que permanece a la espera de ser ratificado por el Congreso de su país en donde la mayoría demócrata se opone a que entre en vigencia hasta que cese la violencia contra sindicalistas y defensores de derechos humanos.

"Espero que podamos revitalizar el esfuerzo para que se ratifique el TLC, creo que es un buen acuerdo para Colombia y también lo es para Estados Unidos", concluyó el secretario de Defensa.