Washington. El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, y el secretario de Estado, Mike Pompeo, criticaron este lunes las recientes elecciones en Venezuela y prometieron una respuesta internacional.

"Las elecciones en Venezuela fueron un engaño, ni libres ni justas", dijo Pence sobre la votación del 20 de mayo en la que el presidente Nicolás Maduro ganó la reelección.

"Estados Unidos no se quedará de brazos cruzados mientras Venezuela se derrumba y continúa la miseria de su valiente pueblo (...) El régimen de Maduro debe permitir ayuda humanitaria hacia Venezuela y debe permitir que su gente sea escuchada", agregó.

En tanto, Pompeo destacó que “Estados Unidos está del lado de las naciones democráticas en respaldo del pueblo venezolano y tomará rápidas medidas económicas y diplomáticas para apoyar la restauración de su democracia”.

“Hasta que el régimen de Maduro restablezca un camino democrático en Venezuela a través de elecciones libres, justas y transparentes, el gobierno enfrenta el aislamiento de la comunidad internacional”, agregó el secretario de Estado.

El gobierno de Venezuela recibió la condena de sus vecinos y corre el riesgo de quedar aislado en su propio barrio, después de que el presidente Nicolás Maduro fuera reelecto en comicios tildados de no cumplir con requisitos democráticos mínimos.

En medio de una profunda crisis económica y social, y con su popularidad en baja, Maduro se impuso con el 68% de los sufragios en elecciones donde no pudieron postularse los principales candidatos opositores, abundaron las denuncias de irregularidades y se vio la menor participación de votantes en dos décadas.