Washington. Estados Unidos expresó preocupación por lo que calificó como interferencia del Gobierno venezolano en la Asamblea Nacional del país, la que se reunirá este martes para su primera sesión con una mayoría opositora en más de 16 años.

"Estamos preocupados por los intentos del Gobierno venezolano de interferir en el ejercicio de las funciones por mandato constitucional de la Asamblea Nacional recién elegida", dijo a periodistas el portavoz del Departamento de Estado John Kirby.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, respondió diciendo que su país no aceptaría el "imperialismo".

"¿Qué tiene que ver el Departamento de Estado y el Gobierno de Estados Unidos con la instalación de la Asamblea Nacional mañana? Ese es un asunto nuestro", dijo Maduro durante un discurso transmitido por televisión en la tarde del lunes.

En una carta dirigida al presidente Barack Obama, Robert Menendez, miembro de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado estadounidense, dijo el lunes que estaba profundamente preocupado por los intentos del Gobierno de Maduro por "revertir los resultados" de las elecciones a la Asamblea Nacional.

Menendez, quien patrocinó un proyecto de ley que impuso sanciones contra Venezuela en el 2014 luego de que el Gobierno adoptó duras medidas contra sus opositores políticos, instó a la Casa Blanca a actuar para impedir que la administración de Maduro intente socavar una transición política significativa en el país sudamericano.

"Escribo para instarlo a usted y su administración a que adopten medidas de inmediato para garantizar que el régimen no tenga espacio para obstruir el camino de Venezuela hacia un orden democrático", escribió Menendez.

"Yo creo que usted puede lograr esto con una combinación vigilancia cercana de organizaciones internacionales claves y sanciones significativas impuestas a nivel internacional", agregó.

La coalición opositora de Venezuela eligió el domingo a Henry Ramos, de 72 años, quien es secretario del partido Acción Democrática, como presidente de la Asamblea Nacional. El nuevo legislativo posiblemente tendrá un comienzo conflictivo el martes, cuando elija formalmente al presidente del organismo.