Bogotá. “Las acusaciones de Colombia deben ser tomadas muy en serio”, afirmó el departamento de Estado de Estados Unidos, respecto a las denuncias hechas por el gobierno colombiano sobre la presencia de las FARC y el ELN en territorio venezolano.

Agregó que "Venezuela tiene una obligación con Colombia y con la comunidad internacional para investigar completamente esta información y actuar para prevenir el uso de su territorio soberano por grupos terroristas".

Asimismo, plantea que “todos los países del continente esperan que los países de la comunidad interamericana cumplan con el compromiso" de rechazar a los grupos armados ilegales, dijo El Espectador citando a AFP.

Previamente, el portavoz del departamento de Estado, Philip Crowley, cuestionó la decisión del presidente venezolano, Hugo Chávez, de romper relaciones diplomáticas con Colombia.

"No creo que romper relaciones o comunicaciones sea el modo adecuado" para reducir las sospechas entre ambos países y cumplir con los tratados antiterroristas, dijo.