Washington. El Gobierno de Estados Unidos espera que la creación de empleos en el país se acelere y que el Congreso apruebe una ley de reforma financiera, dijo el domingo el asesor económico de la Casa Blanca, Lawrence Summers.

Los empleadores crearon puestos de trabajo en marzo a la tasa más rápida en tres años debido a que las firmas privadas aumentaron la contratación, en la señal más clara hasta ahora de que la recuperación económica está en equilibrio más sólido.

En declaraciones para el programa "This Week" de la cadena ABC, el ex secretario del Tesoro de Estados Unidos dijo que las cifras de empleo fluctúan mes a mes, pero que las medidas tomadas por el Gobierno para apoyar la economía valían la pena.

"Esperaría un avance constante en la creación de empleos", declaró Summers.

Las nóminas no agrícolas subieron 162.000 y la tasa de desempleo se mantuvo estable al 9,7 por ciento por tercer mes consecutivo, indicó el viernes el Departamento de Trabajo.

Los empleadores privados contrataron más trabajadores de lo esperado.

Además, Summers dijo que espera que el Senado de Estados Unidos apruebe un proyecto de reforma regulatoria al sistema financiero, señalando que la medida impulsada por el presidente de la Comisión de la Banca en la Cámara alta, Christopher Dodd, un demócrata, cuenta con fuertes argumentos.

"No será fácil", aseveró, y añadió que el Gobierno confiaba que una mayoría suficiente votaría para apoyarlo.

El proyecto de Dodd establecería un consejo de reguladoras para supervisar el riesgo financiero, crearía un proceso para liquidar firmas financieras atribuladas, tomaría enérgicas medidas en mercados de derivados y otras iniciativas destinadas a evitar otra crisis en Wall Street.

Aumentar las exportaciones es la mejor forma de recuperar empleos perdidos en el sector las manufacturas estadounidenses, dijo Summers a CNN en otra entrevista, y agregó que las prácticas comerciales en un número de países, incluyendo China, deben ser encaradas para lograr esto.

Summers declinó decir si Estados Unidos considera que China manipula su moneda.