Tokio. El secretario de Defensa de EE.UU. Leon Panetta expresó este lunes su preocupación sobre la creciente tensión entre Pekín y Tokio por la disputa de un grupo de islas y exhortó a "la calma y a la moderación de todas las partes", en medio de otro día de protestas antijaponesas en China.

"Es de interés de todos (...) que Japón y China mantengan buenas relaciones y encuentren una manera de evitar una mayor escalada" en las tensiones, dijo Panetta en una conferencia de prensa tras reunirse con los ministros japoneses de Defensa y de Relaciones Exteriores.

Las declaraciones de Panetta se producen en medio de visita de una semana a Asia que incluye paradas en Pekín y Qingdao, sede de la Flota del Mar del Norte de la marina de guerra china.

El secretario de Defensa estadounidense, que llegó a China el lunes, se reunirá con el ministro de Defensa de ese país, Liang Guanglie, y con el vicepresidente Xi Jinping, quien debería transformarse en el nuevo presidente chino a partir de marzo del próximo año.

Se espera que la visita de Panetta ayude a desarrollar una relación militar más estrecha entre EE.UU. y China.

El país norteamericano también está trabajando en profundizar los lazos de defensa con sus aliados de larga data como parte de un cambio en el enfoque estratégico estadounidense a la región Asia-Pacífico.

Como parte de ese esfuerzo, Panetta y el ministro de Defensa japonés, Satoshi Morimoto, anunciaron el lunes que los dos países acordaron buscar un segundo sistema de radares de defensa en territorio japonés como protección contra la creciente amenaza de misiles de Corea del Norte.

El radar "mejorará la capacidad de la alianza para defender a Japón, a nuestras fuerzas desplegadas y al territorio estadounidense de la una amenaza de misiles que plantea Corea del Norte", dijo Panetta.

Actualmente existe un radar de defensa en la base Shariki en Japón y muchos buques de guerra estadounidenses están equipados con ese sistema de vigilancia. Ahora, los dos países acordaron comenzar a evaluar sitios para una segunda base en tierra.

"Más es mejor", dijo un funcionario de defensa de EE.UU., que habló en condición de anonimato al explicar la decisión.

"Este despliegue será una fuerza multiplicadora para EE.UU. y nuestros aliados", agregó el funcionario, diciendo que permitiría al país norteamericano desplegar sus barcos en rumbos más seguros ante la amenaza de misiles.

El funcionario insistió en que el sistema no estaba destinado a China, sino que estaba "enfocado en hacer frente a la creciente amenaza de misiles de Corea del Norte" para EE.UU. y sus aliados.

Panetta está trabajando en aumentar la capacidad militar de los aliados de EE.UU. como parte de su nueva estrategia, mientras intenta calmar los temores de Pekín de que Washington esté buscando impedir el surgimiento de China como potencia mundial.

Sobre la disputa islas, Panetta dijo que Washington mantenía sus obligaciones de defensa mutua en virtud del tratado de seguridad entre EE.UU. y Japón, pero también presionó a Japón y China a tomar medidas constructivas para resolver el conflicto pacíficamente.

China y Japón reclaman las islas, llamadas Senkaku por Tokio y Diaoyu en China, que se cree son ricas en gas natural.

Las protestas en China fueron provocadas por una decisión del Gobierno japonés la semana pasada de comprar las islas a un privado japonés. Pekín advirtió que el movimiento japonés era una violación a su soberanía.

"Obviamente estamos preocupados por las manifestaciones (en China) y estamos preocupados por el conflicto que está teniendo lugar sobre las islas Senkaku, y el mensaje que he intentado transmitir es que tenemos que instar a la calma y a la moderación en todas las partes", dijo Panetta a la prensa.