Washington. El gobierno de Barack Obama instó este sábado a un juez federal a rechazar una demanda contra un programa que busca la muerte de ciudadanos estadounidenses como el clérigo musulmán Anwar al-Awlaki, quien se ha unido a grupos de milicianos y ha sido relacionado con tramas terroristas.

El gobierno de Obama autorizó anteriormente este año a la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en ingles) para que capturara o matara a Al-Awlaki, quien se cree que está oculto en Yemen, donde milicianos de Al Qaeda han operado durante años, han dicho funcionarios estadounidenses.

Funcionarios del gobierno de Obama también han dicho que los estadounidenses que viajan al extranjero para luchar junto a grupos como Al Qaeda -culpado de los ataques del 11 de septiembre del 2001 en Nueva York, Washington y Pensilvania- son blancos legítimos de ataques letales.

El padre del clérigo, Nasser al-Awlaki, presentó la demanda, diciendo que los asesinatos específicos eran ilegales bajo la Constitución de Estados Unidos debido a que los estadounidenses deberían ser juzgados en una corte y sólo deberían ser blanco de fuerza letal si son una amenaza inminente y no hay otra manera de detenerlos.

Con la ayuda de la Unión de Libertades Civiles Estadounidense y el Centro de Derechos Constitucionales, el pidió a un juez federal que emita una orden y obligue al gobierno a revelar públicamente su criterio para determinar quién puede ser un objetivo.

El Departamento de Justicia, mientras se rehúsa a confirmar que el programa de asesinatos específicos existe, dijo en una presentación ante la corte que el padre no tiene derecho legal a demandar y que las cortes de Estados Unidos no deberían interferir con la manera en que el gobierno protege al país.

"La demanda, que nunca niega que Anwar al-Awlaki es un líder activo de Al Qaeda en la Península Arabe, pide a una corte que tome la medida sin precedentes de intervenir en temas militares y ordenar al presidente cómo manejar las acciones militares -todo por el beneficio de un líder de una organización terrorista extranjera", dijo el portavoz del Departamento de Justicia, Matthew Miller.

"Si Anwar al-Awlaki desea acceder a nuestro sistema legal, él debería entregarse a las autoridades y asumir la responsabilidad de sus acciones", afirmó. El clérigo ha dicho que no tiene intenciones de entregarse a las autoridades de Estados Unidos.

Con publicaciones en internet en las que al-Awlaki promueve y elogia los ataques contra Estados Unidos, él se ha convertido en un importante centro de atención de la inteligencia de Estados Unidos y las agencias de seguridad.

Investigadores estadounidense han descubierto que él se comunicó con el mayor de Ejército que el año pasado inició un tiroteo en Fort Hood, Texas, matando a 13 personas y que él instruyó al hombre nigeriano que intentó detonar una bomba a bordo de un avión estadounidense en Navidad.

En respuesta a las crecientes actividades de Al Qaeda en el grupo de la Península Arabe, el gobierno de Obama ha aumentado la ayuda internacional a Yemen, que ha luchado contra grupos de milicianos durante años.

El gobierno, que suele hacer hincapié en su campaña por se más transparente, también dijo que el caso debería ser rechazado debido a que involucra secretos de Estado y que revelarlos comprometería la seguridad nacional.

"Es poco creíble que alguien sostenga que nuestras leyes exigen que el gobierno revele a un terrorista activo, operacional cualquier información sobre cómo, cuándo y dónde nosotros combatimos el terrorismo", dijo Miller.