El ex presidente de Guatemala, Alfonso Portillo, de 61 años, fue extraditado a Estados Unidos para que enfrente a la justicia por conspiración para el lavado de US$70 millones, provenientes del erario, mediante cuentas bancarias en ese país durante su gestión del 2000 al 2004.

Según la investigación, Portillo habría utilizado el sistema bancario del país estadounidense para transferir los montos a cuentas de sus familiares en bancos en Europa.

Portillo se convierte en el primer ex gobernante guatemalteco que enfrenta a la justicia estadounidense.

Salida. Con fuertes medidas de seguridad, el ex presidente salió del Centro Médico Militar, donde estaba recluido por problemas de salud. Subió a una ambulancia que lo trasladó a la Fuerza Aérea Guatemalteca, donde lo esperaba un supersónico que lo llevó a Nueva York.

A las 9.42 horas comenzó el periplo de Portillo, cuando salió del Centro Médico. La ambulancia quedó en medio de una caravana de seguridad compuesta por unos 30 agentes en cinco autopatrullas de la Policía Nacional Civil y de Presidios.

En su recorrido pasó por la colonia Lourdes, zona 17, y la calzada La Paz. Llegó a la 24 calle de la zona 5 y cruzó por la 6a. avenida de la zona 4, para luego dirigirse a la Fuerza Aérea Guatemalteca (FAG). Llegó a las 10.02 horas al Comando Aéreo Central La Aurora.

A su paso por varios sitios de la capital, hubo grupos de personas que lo despedían y otras hasta derramaron lágrimas, al saber que iba a ser entregado a la justicia estadounidense.

En las instalaciones de la FAG hubo gente que llegó con carteles con la fotografía autografiada de Portillo, como muestra de apoyo al exgobernante.

A ese lugar llegaron los ex diputados Jeannette Pérez, de la desaparecida Alianza Nueva Nación, y Jorge Arévalo, ex diputado del Frente Republicano Guatemalteco. También acudieron algunos abogados afines al exgobernante.

Transeúntes preguntaban con asombro qué ocurría en la FAG.

La caravana se estacionó a un kilómetro aproximadamente de donde se encontraba el avión, y el ex presidente caminó para abordarlo.
Después del chequeo médico, el piloto de la aeronave pidió autorización para maniobrar y enfilarse a la pista. El vuelo despegó a las 10:34 horas local hacia el aeropuerto de Teterboro, Nueva Jersey, Nueva York, a donde llegó a las 16:15 horas.

Crítica medida. Portillo se veía desconcertado. Lucía delgado y estaba pálido. “Están cometiendo una gran ilegalidad. La prueba que tienen en mi contra no es suficiente para condenarme. Voy enfermo, tengo agua en un pulmón y una arritmia cardíaca, y aún así me llevan”, declaró Portillo.

El Lear Jet 45 que trasladó al exgobernante a Nueva York es una ambulancia aérea equipada para atenderlo en caso sufriera alguna complicación durante el viaje, que duró más de seis horas.

La aeronave cuenta con equipo cardíaco y respiratorio, medicamentos, y es asistido por un médico, una enfermera y una terapista respiratoria.

La Corte de Constitucionalidad autorizó su extradición en 2011, pero varios recursos legales evitaban que se concretara la medida.

Los abogados de Portillo alegan que su extradición es ilegal, ya que aún hay recursos pendientes de resolver por las cortes nacionales.

La acusación contra el expresidente Portillo por parte de EE.UU. fue presentada por el Tribunal del Distrito Sur de Nueva York, que señala que este efectuó 17 transacciones bancarias en ese país para depositar US$70 millones, entre 1999 y el 2009, los cuales en apariencia procedían del erario guatemalteco.

Según los argumentos presentados el 26 de enero de 2010 se demostraba que ese dinero, depositado en bancos de aquel país, como el Hamilton y el Miami, procedían del Estado guatemalteco.

Al seguir la pista de los fondos se confirmó que estos fueron trasladados a Europa, a cuentas de María Eugenia Padua y Otilia Portillo Padua, exesposa —ya fallecida— e hija de Portillo, respectivamente.

En bancos de Francia se detectaron 490 mil en cuentas de Padua y de la hija de Portillo. En Suiza, 1 millón 500 mil, y en Luxemburgo, 827 mil.

Desde junio del 2009, Francia también comenzó las pesquisas contra el ex mandatario, a cargo del juez Ruymbeke, quien ya recibió declaraciones de parientes de Portillo.

Transacciones. Las pesquisas detectaron al menos ocho transacciones en Europa, a favor de la ex esposa y de la hija de Portillo.

El 28 de abril del 2003 se transfirió US$1 millón a una cuenta en París, que se trasladó a Excell Life International, empresa de Padua en Luxemburgo.

El 31 de marzo del 2004 se trasladaron 4 millones al banco BBVA en París, y terminaron en el Riggs Bank, en Londres, a nombre de Otilia Portillo.

El 5 de agosto del 2004 se depositaron US$337.976 en una cuenta en París, pero se transfirieron a Audi Suisse, S.A., a nombre de Padua.

Ese mismo día se trasladaron 1 millón 234 mil a BBVA en París, que luego llegaron a Audi Suisse, cuyos fondos fueron depositados en un fideicomiso en Liechtenstein.

Según las investigaciones, el dinero que llegó a Europa provenía de tres fuentes: una donación de Taiwán para bibliotecas escolares, fondos para la refacción escolar y dinero para construcción de carreteras.

Las pesquisas también revelan que para que esos fondos llegaran a Europa se efectuaron varios movimientos: los fondos salieron de Guatemala, y pasaron por bancos de México, Panamá, Estados Unidos y Europa.

Argumentos. Las autoridades explican los motivos para hacer efectiva la extradición del ex presidente, aunque la defensa de éste insiste en que es ilegal.

Entre los días 21 y 22 de mayo, el ministerio de Relaciones Exteriores recibió de las cortes de Constitucionalidad y Suprema de Justicia certificaciones de que no había ninguna resolución, recurso o notificación pendiente en el caso contra Alfonso Portillo.

El 23 de mayo, la Cancillería solicitó a Gobernación la entrega del exmandatario para su extradición.

Gobernación se basó en acuerdo firmado por el expresidente Álvaro Colom el 15 de noviembre del 2011.

La Cancillería y Gobernación afirmaron que se cumplió con el proceso administrativo iniciado en ese gobierno.

La Cancillería dijo que la Corte de Constitucionalidad condicionó la entrega de Portillo al cumplimiento de sus garantías.

La defensa del ex mandatario precisó que la entrega no procedía porque aún había recursos pendientes por resolver.

Exhibición personal fue presentada hace tres días.

Según Mauricio Borrayo, defensor de Portillo, se violó el Derecho Internacional al extraditar a un enfermo.

El jurista afirmó que no fueron notificados sobre la entrega de Portillo.

Gustavo Mendizábal, presidente en funciones de la Cámara Penal, informó que estaba pendiente una exhibición personal en favor del exgobernante.

De jefe de Estado a reo. Entre las facetas de Portillo está el exilio, la presidencia, prófugo y recluso.

Alfonso Portillo nació el 25 de septiembre de 1951, en Zacapa.

Durante su exilio en México obtuvo la Licenciatura en Ciencias Jurídicas y Sociales en la Universidad Autónoma de Guerrero y el Doctorado en Ciencias Económicas por la Universidad Autónoma de México.

Fue docenteen Chilpancingo, México, donde se le acusó de haber disparado contra tres hombres; dos de ellos murieron.

A su regreso a Guatemala, en 1989, se afilió al Partido Socialista Democrático.

Después ingresó en la Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG), donde fue electo secretario general en 1992 y diputado en 1994.

En abril de 1995, renunció a la DCG y se incorporó al Frente Republicano Guatemalteco (FRG), liderado por José Efraín Ríos Montt.

En las elecciones generales de 1995, participó como candidato presidencial del FRG. Fue derrotado por Álvaro Arzú, del Partido de Avanzada Nacional.

Para los comicios de 1999, volvió a participar como candidato del FRG y ganó la Presidencia al derrotar a Óscar Berger. Gobernó del 2000 al 2004.

Huyóa México en febrero del 2004, al enterarse de una orden de captura por peculado.

Fue extraditado de México el 8 de octubre del 2008.

En Guatemala fue absuelto de peculado.

EE. UU. lo requiere por lavado de unos US$70 millones.

EE. UU. elogia decisión. Mediante un comunicado oficial la Embajada de Estados Unidos en Guatemala elogió los esfuerzos de las autoridades guatemaltecas en el fortalecimiento al estado de derecho, el combate al crimen organizado y la corrupción.
"Esta decisión es una importante afirmación del estado de derecho y del debido proceso", señala en documento.