Washington. Estados Unidos lamentó este sábado que Cuba no planee liberar al ciudadano estadounidense Alan Gross, quien cumple una condena de cárcel de 15 años, lo que ha estancado el avance en las relaciones entre ambos países.

Este viernes el gobierno cubano anunció una liberación humanitaria de 2.900 prisioneros, la cual se llevará a cabo en los próximos días y antes de una visita del Papa Benedicto XVI la próxima primavera boreal

"Si esto es correcto, estamos profundamente decepcionados y deploramos el hecho de que el gobierno cubano decidió no aprovechar esta oportunidad para extender esta liberación humanitaria al señor Gross en estas fiestas de fin de año, especialmente a la luz de su deteriorada salud", dijo un vocero del Departamento de Estado estadounidense, Mark Toner.

Gross fue apresado tras instalar equipamiento de internet como subcontratista en un programa financiado por Estados Unidos que promueve el cambio político en Cuba.

El gobierno cubano consideró su trabajo como subversivo. El arresto de Gross estancó una breve mejoría en las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, que han sido hostiles desde que Fidel Castro abrazó el comunismo soviético tras su revolución de 1959.

Toner reiteró en un comunicado un llamado de Estados Unidos a las autoridades cubanas para que liberen a Gross "y lo devuelvan a su familia, adonde pertenece".

El Departamento de Estado estadounidense ha dicho en el pasado que Gross simplemente proveía de acceso a internet a grupos de judíos en Cuba y que debería ser liberado inmediatamente.