La Casa Blanca negó este sábado un reporte del diario New York Times que dijo que Estados Unidos había acordado mantener negociaciones bilaterales con Irán sobre el controvertido programa nuclear de la república islámica, y reiteró que seguía comprometida con sus aliados para resolver el conflicto.

El diario, citando fuentes anónimas del gobierno del presidente Barack Obama, dijo que los dos países acordaron negociaciones bilaterales, aunque Irán insistió en que el diálogo no se desarrollara hasta después de las elecciones presidenciales estadounidenses del 6 de noviembre para saber con qué mandatario tendrá que sentarse a hablar.

Rápidamente, la Casa Blanda negó el reporte, que se conoció apenas dos días antes de que Obama enfrente al candidato presidencial republicano, Mitt Romney, en un debate enfocado en la política exterior.

"No es verdad que Estados Unidos e Irán hayan acordado negociar bilateralmente o una conversación posterior a las elecciones estadounidenses", dijo el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, Tommy Vietor, en un comunicado.

"Seguimos trabajando con el P-5+1 (los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU más Alemania)", agregó.

Estados Unidos ha estado trabajando con Alemania y con los otros miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU -Gran Bretaña, China, Francia y Rusia- para presionar a Irán para que detenga su programa nuclear.

Estados Unidos y otras potencias occidentales sospechan que el programa nuclear de Irán está dirigido al desarrollo de armas atómicas, pero Teherán insiste en que sólo tiene propósitos pacíficos.

Israel ha dicho que usaría la fuerza militar para evitar que Irán acceda a un arsenal nuclear.

Romney ha criticado con dureza a Obama por no lograr que Irán modere sus ambiciones nucleares.

El New York Times dijo que el acuerdo fue el resultado de conversaciones preliminares secretas entre funcionarios estadounidenses e iraníes que se remontan casi hasta el comienzo del mandato de Obama en 2009.