Sana. La embajada estadounidense en Yemen instó este sábado a grupos de oposición a evitar cualquier "acción provocadora" y a negociar con el gobierno después de las masivas protestas surgidas en el empobrecido país árabe.

Decenas de miles de yemeníes participaron este jueves en manifestaciones pacíficas contra el gobierno durante el "Día de Furia" encabezado por la oposición, después de que el presidente Ali Abdullah Saleh ofreciera retirarse en el 2013.

"Exhortamos con firmeza a los partidos de la oposición a evitar acciones provocadoras y responder constructivamente la iniciativa del presidente Saleh para resolver las diferencias a través del diálogo y la negociación", dijo la embajada estadounidense en un comunicado en su página web.

La oposición logró convocar a más de 20.000 personas en Saná, la mayor multitud desde que una ola de manifestaciones afectaron al Estado de la Península Arábiga hace dos semanas, inspirada en las protestas que derrocaron al presidente de Túnez y que ahora amenazan al Gobierno de Egipto.

Saleh, un astuto político, ha hecho promesas previas sobre su retiro. Analistas dicen que el compromiso del miércoles podría ser una forma genuina de abandonar el poder con dignidad, pero el líder también podría esperar a que los disturbios se aplaquen y afianzarse en el Gobierno más tarde.

"Pedimos a entidades de seguridad y manifestantes yemeníes que eviten la violencia y que el Gobierno respete el derecho de los ciudadanos a reunirse y expresarse pacíficamente", dijo la embajada, agregando que hubo algunos brotes de violencia pese a la moderación de las fuerzas de seguridad.