Lima. Un importante funcionario de Estados Unidos expresó el viernes su preocupación por "discursos agresivos" y "militarismos excesivos" en América Latina, donde crecientes compras de armas han despertado resquemor entre algunos países de la región.

El secretario de Estado adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental de Estados Unidos, Arturo Valenzuela, insistió en su primera gira oficial por Latinoamérica que Washington busca fortalecer sus lazos con los países sudamericanos.

"Estamos obviamente preocupados por discursos agresivos y ese tipo de cosas. También estamos preocupados por militarismos excesivos", dijo Arturo Valenzuela a periodistas en Lima, sin mencionar un país en específico.

"Pero es un tema que tenemos que resolver todos juntos, con mucho respecto entre todos los países que buscamos fines similares", agregó el funcionario.

Estados Unidos ha expresado frecuentemente su preocupación sobre las ventas de armas de Rusia a Venezuela, cuyo presidente Hugo Chávez ha sido uno de los más acérrimos críticos de Washington.

Esta semana, el primer ministro de Rusia, Vladimir Putin, dijo que las ventas de armamento ruso a Venezuela podrían totalizar hasta 5.000 millones de dólares.

Chávez afirma por su parte que su creciente arsenal está destinado a contrarrestar un planeado incremento de las fuerzas militares estadounidenses en la vecina Colombia, el aliado más cercano de Washington en Latinoamérica.

El izquierdista gobernante venezolano dijo el jueves a Estados Unidos que "no sean estúpidos", en reacción a una expresa preocupación por las compras de armas que ha hecho Caracas, y afirmó que seguirá adquiriendo equipos militares.

Fortalecer lazos. El funcionario estadounidense refirió en breves declaraciones: "Algunos criticarán lo que decimos, pero francamente lo que nosotros estamos buscando es fortalecer las relaciones con todos los países de la región".

Valenzuela concluyó en Perú -otro de los principales aliados de Washington en América Latina- su primer periplo por la región, tras visitar la semana pasada Ecuador y Colombia.

En Quito, Valenzuela y el presidente Rafael Correa -otro de los líderes latinoamericanos que ha hecho duras críticas a políticas estadounidenses- acordaron avanzar en un diálogo "respetuoso" para profundizar sus lazos bilaterales.

En Bogotá, Valenzuela también expresó preocupación por posibles agresiones militares que se pueden registrar de un país contra otro en el continente.

Las crecientes compras de armamentos en Latinoamérica han generado resquemor no sólo en Washington sino también en algunos países de la región.

Además de Venezuela, Brasil anunció que comprará aviones de combate a Francia; mientras que Ecuador y Chile también fortalecieron su flota aérea recientemente.

Bolivia, por su parte, admitió planes para comprar aviones y helicópteros franceses y rusos.

Perú, un fuerte crítico de lo que considera una carrera armamentista en Sudamérica, postergó recientemente un plan para comprar tanques a China.

La próxima semana, el secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates, iniciará un recorrido por Perú, Colombia, Brasil y el Caribe para promover una mayor cooperación en la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo.