Bogotá. Estados Unidos admitió su preocupación por posibles agresiones militares que se pueden registrar de un país contra otro en el continente y dijo que esa eventual situación no se puede tolerar porque atenta contra la paz de la región.

El secretario de Estado adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental, Arturo Valenzuela, reconoció que Washington busca acuerdos de cooperación militar como el que suscribió con Colombia en el 2009, pero se abstuvo de revelar los nombres de los países con los que se está negociando.

"Sin duda que estamos preocupados por posibles amenazas que podrían vulnerar la seguridad de un país frente a otro país, y por eso es que tendremos una interlocución muy tupida que va a ir incrementándose hacia adelante con otros países de la región para asegurarnos de que efectivamente (...) no pueda ocurrir ningún tipo de agresión", afirmó.

El funcionario estadounidense sostuvo que el compromiso de su país es buscar que América sea un continente en paz y afirmó que "nos mantendremos firmes en ese objetivo".

Valenzuela respondió preguntas en una conferencia de prensa en la que se le indagó sobre la compra de armas realizadas por países como Venezuela, a la que no se refirió directamente.

El primer ministro de Rusia, Vladimir Putin, dijo el lunes que las ventas de armas de su país a Venezuela podrían totalizar hasta US$5.000 millones.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, ha justificado la compra de armas que incluyen fusiles, sistemas de defensa antiaérea, tanques, aviones y helicópteros de combate, para modernizar su equipo bélico y defender la soberanía de su país ante un planeado aumento de las fuerzas militares de Estados Unidos en Colombia.

Adicionalmente, Brasil anunció que comprará aviones de combate a Francia, mientras que Ecuador y Chile también fortalecieron su flota aérea recientemente, y Bolivia admitió planes para comprar aviones y helicópteros franceses y rusos.

EE.UU. busca más cooperación militar. Perú comprará tanques de guerra a China, mientras que Chile anunció su intensión de adquirir misiles y radares a Estados Unidos por unos US$650 millones.

Colombia incrementó en los últimos años el presupuesto militar y las compras de armas con el argumento de que están destinadas a combatir a la guerrilla izquierdista y a los grupos terroristas en medio de su conflicto interno.

El presidente de Colombia, Álvaro Uribe, se refirió en Cartagena a la carrera armamentista en la región y dijo que "es inmensamente dañina".

Por otra parte, Valenzuela reconoció la intención de Estados Unidos de firmar acuerdos de cooperación militar con otros países, como el que suscribió con Bogotá para combatir el narcotráfico y el terrorismo, que desató una crisis diplomática con Venezuela que teme una invasión desde Colombia.

"Estados Unidos, en su colaboración con otros países, no solamente en las Américas, tiene una serie de convenios que se hacen en tema de seguridad parecidos al tema del acuerdo de seguridad que se hizo con Colombia, y esos acuerdos se contemplan con varios países y estamos negociando acuerdos de ese tipo en varias partes del mundo", explicó.

Colombia es el principal aliado de Estados Unidos en América Latina en momentos en que gobernantes de izquierda como Chávez ganan protagonismo en la región con un discurso en contra de Washington.

Por su parte, Estados Unidos es el principal colaborador de Colombia en la lucha contra el narcotráfico y la guerrilla.