Washington. El Gobierno de Donald Trump espera que las sanciones económicas que reimpondrá a Irán esta semana tengan un impacto significativo en la economía de la república islámica y hará cumplir las medidas de manera agresiva, dijeron este lunes funcionarios de alto rango de Estados Unidos.

Las llamadas sanciones automáticas, que entrarán en vigor a primera hora de este martes, apuntarán a las compras de Irán de dólares, el comercio de metales y otras transacciones que van desde el carbón, la industria del software y el sector automotriz.

La moneda iraní, el rial, ha perdido la mitad de su valor desde abril por la amenaza de nuevas sanciones de Estados Unidos. La caída de la divisa y la aceleración de la inflación han generado manifestaciones esporádicas en Irán en contra de la especulación y la corrupción, con muchos gritando consignas antigubernamentales.

Estados Unidos planea volver a introducir sanciones potencialmente más dañinas para el petróleo iraní en noviembre, pero la estrategia tiene varios puntos débiles, especialmente por la renuencia de Europa y China a restringir los negocios con la república islámica.

"Estados Unidos está totalmente comprometido con la aplicación de todas nuestras sanciones, y trabajaremos en estrecha colaboración con las naciones que llevan a cabo negocios con Irán para garantizar el cumplimiento total", dijo Trump.

Pero Trump advirtió este lunes sobre "graves consecuencias" para las personas o entidades que no cancelen las actividades económicas con Irán.

"Estados Unidos está totalmente comprometido con la aplicación de todas nuestras sanciones, y trabajaremos en estrecha colaboración con las naciones que llevan a cabo negocios con Irán para garantizar el cumplimiento total", dijo el mandatario en un comunicado.

Europa, preocupada. La Unión Europea expresó su pesar este lunes por las nuevas sanciones estadounidenses.

"Lamentamos profundamente la reimposición de sanciones por parte de Estados Unidos", dijo el bloque en una declaración conjunta con los ministros de Relaciones Exteriores de Francia, Alemania y Reino Unido.

Una medida de la UE para mitigar el impacto de las sanciones estadounidenses, conocida como estatuto de bloqueo, entrará en vigor este martes.

Un funcionario de Estados Unidos dijo que el país está profundamente preocupado por los reportes sobre la violencia de las autoridades de Irán contra ciudadanos desarmados.

"Estados Unidos apoya el derecho del pueblo iraní a protestar pacíficamente contra la corrupción y la opresión sin temor a represalias", destacó el funcionario.

Otros funcionarios estadounidenses agregaron que Trump está dispuesto a reunirse con los líderes de Irán para tratar de forjar un nuevo acuerdo.

Trump "se reunirá con los líderes iraníes en cualquier momento para discutir un verdadero acuerdo integral que incluirá sus ambiciones regionales, pondrá fin a su mal comportamiento y le negará el camino hacia un arma nuclear", dijo un funcionario.

Cuando se le preguntó sobre posibles exenciones a nuevas las sanciones, funcionarios estadounidenses dijeron que estudiarán las solicitudes caso por caso.