Estados Unidos reconoce al Perú como una nación líder en el combate al narcotráfico, por su compromiso y los logros sustanciales obtenidos en la materia, señaló la Oficina del Departamento de Estado para Asuntos Internacionales Antinarcóticos del país norteamericano.

Luis Arreaga, subsecretario adjunto principal de esta oficina estadounidense, sostuvo que Perú figura entre los pocos países que contribuye de manera sostenida en esa lucha no solo con recursos financieros propios y de la cooperación internacional, si no con recursos humanos y materiales.

En un escenario en que la problemática de la lucha antidrogas es “bastante difícil”, Arreaga saludó los avances alcanzados por el Perú en los últimos años, como la reducción de su espacio cocalero, así como su estrategia y programas de desarrollo alternativo, en el marco del llamado Modelo Perú.

“Al Perú hay que darle mucho crédito. Su compromiso en la lucha contra el narcotráfico es único. Muchos países dicen estar en contra de la droga, pero pocos son los que contribuyen (…) Al Perú hay que reconocerlo como un líder en ese tema”, remarcó el funcionario estadounidense.

En ese sentido, comentó que en su país se consideran honrados de trabajar con el Perú en materia de lucha contra las drogas, pues se ha aprendido mucho de la experiencia peruana y de sus constantes esfuerzos por dar alternativas viables al cultivo de la hoja de coca ilegal.

“Yo viví hace más de 20 años en el Perú y recuerdo cómo era el Alto Huallaga en esa época. Luego lo visité recientemente el año pasado y quedé impresionado (…) Hay más problemas que enfrentar, pero Perú tiene mucho que contribuir y compartir. Su experiencia es bastante útil”, anotó.

En diálogo con la Agencia Andina, consideró que los logros importantes obtenidos por el Perú también permiten desvirtuar las opiniones de algunos analistas que en algún momento advirtieron que el país iba camino a convertirse en un narcoestado.

“Ese es el argumento de hace 30 años. Antes se decía que ese era un problema que debían resolver los gringos, pero ahora se han dado cuenta que es un problema compartido. Eso ha permitido tener bastante cooperación y la que hay con el Perú es de primera”, recalcó.

Arriaga encabeza la delegación estadounidense que participa en el 58° Periodo Ordinario de Sesiones de la Comisión Interamericana Para el Control del Abuso de Drogas (CICAD-OEA), que se realiza en Trujillo, con participación de 26 delegaciones, que reúnen a más de 100 participantes.

En la víspera, el funcionario norteamericano inauguró en Trujillo la Oficina Zonal de Devida (Comisión Nacional Para el Desarrollo y Vida Sin Drogas) en La Libertad, junto al presidente ejecutivo de esta institución, Alberto Otárola.