Washington. Un paquete de cambios finales a una histórica ley de reforma al sistema de salud de Estados Unidos deberá ser aprobado nuevamente por la Cámara de Representantes, luego de que el parlamentario del Senado eliminó el jueves dos provisiones menores de la iniciativa.

El parlamentario del Senado, Alan Frumin, dio el visto bueno a dos impugnaciones republicanas bajo las normas de reconciliación de presupuesto, dijeron asesores demócratas del Senado, por lo que se requerirá otra votación en la Cámara baja luego de que ese cuerpo aprobó el paquete el domingo.

Las impugnaciones involucran la modernización del programa de préstamos estudiantiles, dijo Jim Manley, portavoz del líder demócrata del Senado Harry Reid. Bajo las normas de reconciliación, cada provisión en el paquete debe tener un impacto en el presupuesto.

La decisión se tomó mientras el Senado de Estados Unidos se reunía en una sesión nocturna para intentar finalizar el proyecto, que pondría los toques finales a una profunda modernización al sistema de salud que el presidente Barack Obama firmó el martes para convertirla en ley.

La decisión fija otra votación potencialmente difícil en la Cámara baja, que aprobó por un estrecho margen la reforma de US$940.000 millones para poner fin a una lucha política de un año.

Los republicanos se reunieron con Frumin la noche del miércoles para buscar términos que pudieran ser impugnados bajo las reglas de la reconciliación.

Esas reglas están siendo usadas porque permiten la aprobación en el Senado por una mayoría simple de 51 votos, en lugar de los 60 necesarios para superar los obstáculos de procedimiento.

La decisión significa que 16 líneas deberán ser removidas de la iniciativa, dijo Manley, pero cualquier cambio requiere una vez más la acción de la Cámara baja.

Uno de los cambios fue técnico, y el otro involucró una provisión para evitar reducciones en el programa federal de asistencia estudiantil Pell Grant.

"Estamos confiados de que la Cámara baja aprobará rápidamente la iniciativa con esos cambios menores", dijo Kate Cyrul, portavoz de Tom Harkin, el presidente demócrata de la comisión de salud del Senado.

La decisión fue tomada luego de que los demócratas del Senado rechazaron 30 enmiendas de los republicanos diseñadas para minar el proyecto.

Las enmiendas de los republicanos buscaban obligar a los demócratas a realizar una difícil decisión política antes de la elección parlamentaria de noviembre, pero los demócratas se negaron metódicamente a ellas en votaciones que se extendieron todo el miércoles y se prolongaron hasta las primeras horas del jueves.