Portland, EE.UU. El favorito para conseguir la nominación presidencial del Partido Republicano, Mitt Romney, se recuperó de las derrotas que sufrió a mitad de semana en tres estados al vencer el sábado por un leve margen en las asambleas populares de Maine, horas después de ganar una elección informal entre los conservadores.

Los resultados de la asamblea popular no vinculante de Maine mostraron que el ex gobernador de Massachusetts consiguió un 39% de apoyo, o 2.190 votos, venciendo al congresista de Texas Ron Paul, que logró un 36% de respaldo, o 1.996 votos.

Rick Santorum y Newt Gingrich, quienes no hicieron campaña en Maine, consiguieron un 18% y 6% de los votos, respectivamente. A pesar de las señales de una alta participación, los votos emitidos en Maine parecen estar levemente por sobre los niveles del 2008.

El resultado coronó un buen día para Romney, quien inesperadamente perdió el martes frente a Santorum, un conservador, en Misuri, Minesota y Colorado, lo que generó dudas sobre su atractivo entre los conservadores del partido.

Los republicanos buscan un nominado para que enfrente al presidente demócrata Barack Obama en las elecciones generales del 6 de noviembre.

Romney ganó previamente una elección informal de la Conferencia Conservadora Acción Política (CPAC, por sus siglas en inglés) en Washington, con 38 por ciento de apoyo frente al 31% de Santorum.

Más moderado que sus rivales, Romney, un ex empresario, ha luchado por convencer a los conservadores de que es uno de ellos. El habló ante el CPAC el viernes y dijo ser "severamente conservador".

"Agradezco a los votantes de Maine por su apoyo", dijo Romney en un comunicado después de que se conocieron los resultados. "Estoy comprometido a cambiar a Estados Unidos. Y me anima el tener el respaldo de tanta buena gente en este gran estado", agregó.

En una señal de la seriedad que Romney dio a la campaña en Maine y a una posible cuarta derrota estatal, el ex gobernador voló el viernes a Portland para una reunión municipal y habló el sábado en dos de las mayores asambleas populares del estado.

En una asamblea en Sanford, Romney dijo que Obama era un "presidente fracasado" y agregó que él era "la única persona en la carrera que en realidad puede derrotar al presidente".

"Sé lo que será necesario hacer para convertir a Estados Unidos en el mejor lugar del mundo para la creación de empleos", dijo Romney.

El también llevó a algunos de sus mayores colaboradores, incluido su hijo Tagg, a Maine para hablar a su nombre.

Presintiendo una victoria, Paul realizó una fiesta en Portland en la tarde del sábado. Después de que se anunciaron los resultados, dijo a sus partidarios que el margen de la victoria de Romney era demasiado estrecho, "es casi como para decir que empatamos".

Paul también pronosticó que cuando los delegados de Maine sean finalmente asignados, "nosotros controlaremos la asamblea popular de Maine cuando vayamos a Tampa" para la convención republicana en agosto.