Washington. Los republicanos de la Cámara de Representantes de Estados Unidos se reagruparon este viernes para aprobar un proyecto de ley sobre gasto indispensable, pero la posibilidad de que el gobierno se quede sin fondos aún persiste debido a que los demócratas dijeron que no avanzaría en el Senado.

Incluso de cara a los bajos índices de aprobación, la disputa sugiere que los legisladores quizás no podrán superar sus diferencias para aprobar los proyectos de ley más esenciales.

La ayuda para las víctimas de tornados, incendios forestales y otros desastres podría agotarse este lunes si el Congreso no reabastece un menguante fondo de asistencia. El financiamiento de todo, desde los parques nacionales a las fuerzas de seguridad, podría acabarse en una semana.

Votación. En una votación realizada después de la medianoche y dividida principalmente según partidos, la Cámara de Representantes controlada por los republicanos aprobó por 219 votos contra 203 un proyecto de ley que mantendría al Gobierno funcionando hasta el 18 de noviembre y que entrega US$3.650 millones para ayuda a desastres en uno de los años con más extremos en cuanto a clima en la historia de Estados Unidos.

Los líderes republicanos lograron minimizar las negativas de los conservadores del movimiento Tea Party, quienes habían ayudado a rechazar una versión casi idéntica del proyecto de ley el día anterior.

La gran mayoría de los demócratas se opuso a la ley debido a que la ayuda para las víctimas de desastres era insuficiente y por que el recorte a un programa para incentivar la compra de vehículos eléctricos dañaría a la economía.

El líder demócrata del Senado, Harry Reid, dijo que el proyecto de ley sería rechazado por la Cámara alta, donde su partido tiene la mayoría.

El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, dijo que la disputa no llevaría a un colapso del gobierno. El Congreso tiene más de una semana para resolver sus diferencias, y cada debate sobre gasto este año se ha extendido hasta el límite.

"Insto al Senado a aprobar rápidamente este proyecto de ley para que podamos enviarlo al presidente y mantener la atención en la principal prioridad del pueblo estadounidense: los empleos", dijo Boehner en un comunicado después de la votación.

Boehner y otros líderes republicanos han prometido reducir las tensiones en el Capitolio, después de que los agrios debates por el presupuesto con los demócratas llevaron al gobierno al borde de quedarse sin fondos en abril y cerca de incumplir el pago de su deuda en agosto.

Los meses de confusión en Washington han asustado a los consumidores, sacudido a los inversores y llevaron al país a perder su calificación de deuda AAA.